Critica del concierto de Sleep + Lucy in Blue en Apolo (Barcelona) el 18 de Octubre de 2019La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Sleep
Sala Apolo 1
18/10/2019

Texto: Max G. Lavarello
Cartel promocional

El hoy tan en boga stoner rock, esa suerte de género deudor, igual que el doom, principalmente de los míticos Black Sabbath, tiene pocas bandas tan totémicas como los californianos Sleep, que junto a Kyuss, Monster Magnet o Fu Manchu forman parte del panteón del estilo. En su caso particular, ellos ya usaban el término stoner en las letras de su tercer álbum, el seminal Sleep’s Holy Mountain, editado en 1992, así que su condición de clásicos absolutos de esta escena es indiscutible. Cadencias lentas y pesadas (pero no exentas de groove), distorsión, feedback, composiciones largas (o larguísimas, en algún caso), volumen atronador, amplificadores e instrumentos vintage, adoración por la marihuana, imaginería bíblica, fantástica y espacial… Todo un compendio de características que hoy en día está trilladísimo, debido a la ingente cantidad de imitadores, pero que en ellos sigue resultando tan embriagador como el humo de una buena sativa. Para algo son pioneros.

Visitaron la ciudad por primera vez en aquel lejano tour con los no menos enormes Cathedral, en 1993, siendo todavía unos desconocidos, pero desde su reunión en esta última década, ésta era ya su tercera visita, después de sus actuaciones en la sala Bikini, en 2015, y en el festival Primavera Sound, en 2017. En esta ocasión, sin embargo, el motivo de su paso por la sala grande del Apolo era presentar el sensacional The Sciences, su primer disco largo desde aquel legendario Jerusalem/Dopesmoker (consulten la Wikipedia si desconocen los entresijos de tan magna obra), grabado en 1996, así que el público, que llenaba el recinto, tenía ganas de ver cómo el trío defendía en directo las nuevas composiciones. Del grupo telonero, los atmosféricos y psicodélicos islandeses Lucy in Blue, no pude ver ni un segundo de su actuación (los horarios, ya se sabe…), pero a juzgar por los comentarios de algunos asistentes, causaron más indiferencia que otra cosa, si bien su material resulta interesante.

Un cuarto de hora antes de las nueve de la noche, empezaba a sonar la larga intro que usan Sleep en esta gira, que no es otra cosa que las transmisiones entre Houston y el módulo lunar en la misión del Apolo XI. Muy apropiado, sin duda. A las nueve en punto, Matt Pike (guitarra), Al Cisneros (bajo y voz) y Jason Roeder (batería) subían al escenario y, entre ovaciones, arrancaban directamente con “Marijuanaut’s Theme”, el tema que abre el nuevo trabajo (obviando la introducción instrumental), que acabarían interpretando casi en su totalidad. El excelente sonido, alto pero cristalino, y una interpretación impecable, quedaron patentes desde el primer momento. Sleep no es un grupo que se caracterice por su expresividad sobre las tablas, ni por comunicarse demasiado con su audiencia, sino que su cometido es sumirte en un trance sonoro al que sus seguidores se rinden sin oponer la mínima resistencia, tal como sucedió. La pegada y el swing de Roeder son incontestables, y en conjunción con el sinuoso Rickenbacker de Cisneros, forman la base ideal para que Pike desarrolle sus pétreos riffs a gusto.

A partir de ahí, una exhibición en toda regla. En “Holy Mountain”, del mencionado disco homónimo, Matt y su Gibson Les Paul brillaron especialmente, deleitándonos con esos característicos solos que ya son marca de la casa. “The Clarity”, el tema que lanzaron tras su reunión, una especie de compendio de su manera de hacer música, ha sido acogido por sus seguidores como otro nuevo clásico. Con “Sonic Titan”, vieja composición recuperada para el nuevo álbum, sacudimos la cabeza a gusto. “Giza Butler” (nótese el guiño al bajista de Black Sabbath) recuerda particularmente, tanto en su tratamiento vocal como en su desarrollo, a Om, la otra banda de Cisneros, que los fanáticos de Sleep adoptaron desde el primer momento, igual que hicieran con los High On Fire de Pike (actuales ganadores del Grammy a la mejor interpretación de metal). “Leagues Beneath”, otro single lanzado el año pasado, resultó tal vez lo más plomizo del repertorio, a pesar de que Cisneros y Pike cambiaron de instrumento (en caso de este último, una vieja y preciosa Ibanez color crema) y de que el guitarrista volvió a brillar con otro gran solo; en mi caso particular, hubiera preferido, por ejemplo, otro número de Sleep’s Holy Mountain o algún fragmento de Dopesmoker, trabajo que está siendo pasado por alto en esta gira. “The Botanist”, el tema que cierra The Sciences, expande ligeramente los horizontes sónicos del trío, resultando algo más ambiental y cercano a la jam en algunos pasajes.

Para concluir el recital, como cabía esperar, un celebradísimo y coreado “Dragonaut” nos transportó a la mayoría de vuelta a la primera vez que escuchamos a Sleep. Cualquier seguidor del grupo que toque la guitarra, ha tratado probablemente, alguna vez, de reproducir en su instrumento los primeros compases del tema, sin duda lo más parecido a un hit que jamás haya compuesto la banda. Y esto fue lo que dio de sí la hora y media larga que duró el concierto, donde pude ver a los músicos mucho más compenetrados que en su actuación de 2015 en Bikini. La experiencia es un grado, y a ellos se los ve, evidentemente, mucho más rodados que en los primeros años de su reunión, algo que, sumado a la predisposición del público, dio como resultado una velada plenamente satisfactoria en opinión de quien suscribe.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2019 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso