Critica del concierto de Slash featuring Myles Kennedy & The Conspirators en Sant Jordi Club (Barcelona) el 12 de Marzo de 2019La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Slash featuring Miles Kennedy & The Conspirators
Sant Jordi Club
12/03/2019

Texto: Max G. Lavarello
Cartel promocional

Con su icónica imagen todavía fresca en la memoria, después del concierto que Guns N’ Roses ofrecieron en la ciudad el año pasado, volvía Slash a Barcelona, junto a sus ya habituales Miles Kennedy y The Conspirators, para presentar su último y, en mi opinión, muy notable disco de estudio, “Living the Dream”. Si dejamos a un lado a GN’R, ésta es la banda más estable que Slash ha tenido jamás, y supongo que el ambiente que reina en su seno debe de ser de absoluta cordialidad, viendo los resultados. Si en su anterior visita, en julio de 2015, exactamente en el mismo recinto, el grupo ya había dado un gran concierto, en esta ocasión los chicos directamente arrasaron con todo. Con tres magníficos discos en su haber (cuatro, si contamos el que grabó Slash justo antes, junto a un variado elenco de músicos de su gusto), la banda ya no necesita recurrir a los hits de los Guns para llenar el repertorio de temazos, como así fue. Habrá quién los acuse de ser demasiado previsibles, de que Kennedy es un cantante demasiado lineal… Eso irá a gustos. Lo que es innegable es que este grupo es una máquina perfectamente engrasada de hard rock del bueno. Nuestro amigo de la chistera toca mejor que nunca, Miles Kennedy tiene una garganta privilegiada y el resto de la banda lo sostiene todo con una fiabilidad a prueba de bombas.

Antes de recibir a Slash y sus secuaces, pudimos disfrutar de la estupenda actuación de Bishop Gunn, teloneros de toda la gira europea, que presentaban su primer largo, “Natchez” (2018). Oriundos de Mississippi, practican una mezcla de southern rock, blues y hard rock clásico que resulta de lo más efectiva, al menos a juzgar por lo que ofrecieron sobre el escenario. Sin duda, Drew Smithers, el guitarrista, cautivó al público con un gran dominio del slide y un buen hacer quedó más que patente a lo largo del concierto. Cabe mencionar también a Travis McReady, un vocalista muy capaz, que ejerce de frontman con estilo. Un show que empezó bien, fue mejorando y subiendo de intensidad, y concluyó con una sonora ovación. Habrá que seguirles la pista.

Tras Bishop Gunn, rápida excursión a la barra y vuelta al mogollón, para poder tener a Saul Hudson lo más cerca posible. Llegado el momento del plato fuerte, un vistazo hacia atrás hacía constatar que, esta vez, posiblemente debido a que el concierto de los Guns en el Olímpic todavía estaba cercano en el recuerdo, los fans no habían llenado el Sant Jordi Club, ni mucho menos. Todo eso dio igual en cuanto la banda saltó al escenario y atacó “The Call of the Wild”, tema que abre su último disco, y que sería el primero de los veintidós que conformarían un generoso repertorio de dos horas y cuarto de duración, una acertada selección de “Slash” (2010), “Apocalyptic Love” (2012), “World On Fire” (2014) y “Living The Dream” (2018), con especial hincapié en este último. Nuevos temas como “My Antidote”, “Boulevard of Broken Hearts”, “Mind Your Manners”, “Serve your Right” o el single “Driving Rain”, sonaron fabulosos junto a clásicos del set list como “Standing in the Sun”, “Back from Cali” o “You’re a Lie”. Miles Kennedy demostró que merece estar donde está, derrochando vozarrón del primer al último tema. El bajista, Todd Kerns, hizo las veces de Iggy Pop y Lemmy Kilmister, respectivamente, en “We’re All Gonna Die” y “Doctor Alibi”, aportando un tono de voz más rasgado en comparación con el de Kennedy, necesario para llevar a buen puerto esas canciones.

Entonces, promediando casi la hora de concierto, Slash nos aplastó a todos con “Wicked Stone”, alargando el tema hasta el cuarto de hora, recorriendo el mástil de su Les Paul sin tregua como sólo él sabe hacerlo y conduciendo al público a más de un clímax guitarrero. ¿Excesivo? Tal vez, pero lo mejor en ese caso fue dejarse llevar y disfrutar de uno de los iconos definitivos que ha dado el instrumento en todo su esplendor. Mención especial aquí para la banda, que mantuvo el tempo sin despeinarse durante lo que pareció alargarse hasta el infinito. Inolvidable, sin duda. “Nightrain” fue la única concesión a Guns N’ Roses de toda la noche y en mi opinión, a Slash no le costaría nada elegir algún tema más oscuro de la discografía de los Guns y contentar a los fans, que se las saben todas. Me viene a la cabeza aquel fantástico “Locomotive”, de Use Your Illusion II… En “World On Fire”, Miles aprovechó para presentar a la banda, el mencionado Todd Kerns al bajo, un infalible Brent Fitz a los parches, Frank Sidoris a la guitarra rítmica y, obviamente, la estrella del evento, Slash. Con la esperada “Anastasia” y su característico punteo de guitarra, los Conspiradores pusieron fin a un vendaval hard rockero al que, creo, pocas objeciones pueden ponérsele. Si Slash es capaz de mantener a esta banda al tiempo que vuelve a grabar y girar con GN’R (ojalá), tenemos años de disfrute en el horizonte. Muy grande.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2019 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso