Critica del concierto de Eddie Vedder en Palau Sant Jordi (Barcelona) el 25 de Junio de 2019La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Eddie Vedder
Palau Sant Jordi
25/06/2019

Texto: Fernando Poveda
Cartel promocional

Prácticamente un año después de la redentora visita de Pearl Jam, largamente esperada y aún en la retina de los fans que abarrotamos el Sant Jordi, se anunciaba la visita de su líder en solitario, en el mismo emplazamiento, aunque con un formato que se antojaba mucho más personal y cercano. Quizás un teatro o una sala de medio aforo hubieran cuajado más con las intenciones de Vedder ante esta gira —tal y como se presentó el malogrado Cornell en el Liceu en 2016—, pero aun así, la poca asiduidad de un referente generacional como él por aquí, convertía la ocasión en inexcusable. De hecho, tanto la evolución de los de Seattle disco tras disco, como los escarceos de Eddie en solitario o colaborando con otros músicos, avalan por completo una velada frente a un artista capaz de desnudarse emocionalmente y desproveerse de su ornamentación rockera, conformando un repertorio que se intuía más volcado en sus dos discos en solitario, más versiones y rarezas, complemento justo al show del año pasado.

Un cuarteto de cuerda entonó la música de “Alive” antes de que el protagonista ocupara un escenario decorado cual desván, con sus maniquíes, maletas, magnetófono y las guitarras de distinto pelaje que iría usando. “Far Behind” del soundtrack, y a su vez su primer LP “Into The Wild”, arrancó un primer tramo en el que la voz, intacta y plenamente perceptible de Vedder, se mecería entre las covers (“You’ve Got To Hide Your Love Away”, The Beatles; “Keep Me In Your Heart”, Warren Zevon), temas de PJ (“Elderly Woman…”, “Wishlist” con la eléctrica y muy bien recibida por el público que abandonó los asientos de la platea), o rarezas como “Dead Man” del soundtrack del film “Dead Man Walking” del 95. Rebuscando en su cajón de sastre, el otrora icono grunge, perfilaba una actuación intimista para todos los públicos, con sus ya típicos y evitables “speeches” en castellano a lo Paul Stanley, y/o invitando a las primeras filas a un vaso de vino. Era de esperar su crítica a la terrible situación social mundial y aprovechó también para volver a alabar a Gaudí, ¡su arquitecto favorito!, con varias fotos suyas en la pantalla durante el recital posando con su guitarra en la Casa Batlló.

Con contínuos cambios de registro, profundizó en las raíces del mencionado “Into The Wild”, encadenando “No Ceiling”, “Guaranteed” y “Rise”, antes de uno de los clímax de la noche en la enigmática “Immortality”, seguida de “Black”, tan sublime como hace 12 meses, esta vez con la ayuda a las seis cuerdas de un Glen Hansard que ya había ejercido de telonero, y que con su colaboración permitió a Eddie pasearse y acercarse más a sus fans. “Lukin” pasó en un suspiro, como el oasis punk que representa en “No Code”, y “Porch” nos rejuveneció varios lustros. Pinceladas escogidas para dibujar un viaje que volvió a recorrer al Vedder más actual: el que ejerce de “american songwriter” y mira sin complejos al americana y al folk tradicional, recalando en “Sleepless Nights” de su “Ukulele Songs”, o en “Society”, ambas de nuevo con un Hansard respaldándole, el cual se ha convertido en compañero de viaje, ya sea en estudio como en las giras europeas del de Seattle.

Una destartalada “Should I Stay or Should I Go” empuñando el ukulele, puso la nota simpática al tramo final, recordando también al añorado Petty en “I Won’t Back Down” (Eddie sacó la roja guitarra que fuera propiedad de Tom, y que ahora posee), y a su mentor Young, como es costumbre, con la épica de “Rockin’ In The Free World” en el último bis. Quizás fue la entusiasta respuesta la que propició que nos regalara un bonus con la postrera “Indifference”, rematando una velada que mostró todas las caras de un tipo que conserva el talante que marcó a los que nos enamoramos del rock en los ’90, despojando sus canciones de todo artificio y manteniendo, durante dos horas, un emocionante envite de igual a igual ante sus seguidores.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2019 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso