Critica del concierto de Vinnie Moore en La Nau (Barcelona) el 3 de Diciembre de 2018La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Vinnie Moore
Sala La Nau
03/12/2018

Texto: Max G. Lavarello
Cartel promocional

Vinnie Moore, uno de aquellos virtuosos de la guitarra eléctrica que el mundo descubrió en los años 80 gracias al legendario sello Shrapnel Records, cerraba su gira europea en Barcelona, donde se presentaba en solitario por primera vez. En otras ocasiones, habíamos podido verlo con UFO, con quienes hace ya tiempo que ejerce de guitarrista solista, lugar que ocupó tras la última y definitiva marcha de Michael Schenker, pero tenerlo en su faceta de shredder instrumental era un viejo anhelo de su público barcelonés. La responsable del evento fue Etin Producciones, que últimamente está haciendo una gran labor en lo que se refiere a traer a grandes figuras de las seis cuerdas, caso de Walter Trout, Jared James Nichols o Greg Howe (otro que también militaba en Shrapnel), y de otros que están al caer, como Joey Tafolla.

Una buena entrada, formada en gran medida por guitarristas o aficionados al instrumento, ocupó La Nau, sala cómoda y con excelente sonido, y que sin duda debería albergar más conciertos de los que programa.

Abriendo la noche tuvimos a Perseida, banda local con componentes de varias nacionalidades en sus filas, practicantes de un rock duro de influencias varias. Sonaban clásicos a ratos, noventeros y modernos en otros momentos, e incluso pude vislumbrar algo de punk rock en ocasiones puntuales. En general resultaron muy correctos, sobre todo la base rítmica y la potente voz, aunque tal vez sonasen algo atropellados en ciertos pasajes, más que nada en lo referente a algunos desarrollos guitarrísticos, imaginativos pero no siempre resueltos con eficacia. Con todo, hicieron un buen trabajo y el público aplaudió su actuación, si bien poco o nada tenían que ver estilísticamente con el plato fuerte que todos habíamos acudido a degustar.

Lo de Vinnie Moore fue harina de otro costal, y puedo asegurar que colmó nuestras expectativas con creces. Acompañado por una magistral banda de jóvenes italianos, conformada por el (estilísticamente) elegante Marco Polizzi al bajo de diez cuerdas, Emiliano Tesitura a la segunda guitarra (no sólo rítmica, pues su jefe le dejó lucirse con varios impresionantes solos a lo largo de todo el concierto) y el poderoso Roberto Pirami en la batería, el protagonista de la noche puso toda la carne sobre el asador y nos ofreció un repertorio cargado de grandes hitos de su discografía, a pesar de lo chocante que resultó que obviara por completo sus tres últimos y magníficos trabajos, Defying Gravity (2001), To The Core (2009) y Aerial Visions (2015).

Con “Daydream”, uno de aquellos temazos de sabor neoclásico futurista (por definirlo de algún modo) de su primer álbum, Mind’s Eye (1986), dio inicio un concierto que los seguidores de Moore que allí nos congregábamos dudo que olvidemos. Como dije, gran sonido y una banda perfectamente engrasada después de toda una gira a sus espaldas. “With The Flow”, extraído del disco Out Of Nowhere (publicado diez años más tarde que el primero), fue la siguiente canción en sonar; un tema cargado de groove y que demuestra que, si bien Vinnie no es ni mucho menos tan esotérico como Vai, tan pasado de vueltas como Malmsteen, ni tan fusión como Howe, es un hombre de recursos, con una técnica depurada y un tono cálido y reconocible. Enseguida fue evidente que la banda que le acompañaba era de un nivel altísimo, y que el líder daba cancha a sus tres escuderos, permitiéndoles lucirse en momentos determinados. La fantástica “The Maze”, tema título del álbum homónimo (1999), es sin lugar a dudas mi favorito de todos los que Moore haya registrado. Un tema complejo incluso para los altos estándares de su autor, que mezcla neoclasicismo, riffs metálicos, funk, fusión, unos solos y melodías inolvidables, épica y dramatismo como ningún otro en su discografía, y donde la banda al completo pudo explayarse a gusto. Juro que llevaba años soñando con presenciar eso en vivo, y la cara de tonto que debió de quedársenos a muchos al concluir el tema debió de ser graciosa, como gracioso fue el guiño de Moore, marcándose el riff de “Smoke On The Water” en la parte central del tema. La balada “Rain”, extraída del mismo álbum, supuso un bálsamo después de la caña que habíamos recibido hasta el momento. Una composición delicada, de solos pausados, notas sostenidas y belleza crepuscular, donde Vinnie hace un efectivo uso del EBow, un efecto que data de los años 70 y que no suele verse muy a menudo hoy en día.

En “Check It Out!”, fabuloso tema de su tercer plástico, Meltdown (1991), pudimos disfrutar de sendos y tremebundos solos de batería y bajo. “In Control”, que abría su disco de debut, era especialmente esperado por gran parte del público, y se notó. A esas alturas, Moore y su banda ya nos tenían comiendo de la palma de su mano. Vinnie estaba de muy buen humor, y quedó demostrado con las bromas y comentarios que fue soltando entre canción y canción, asegurándonos que le encanta venir a Barcelona (no en vano tiene una canción de aires flamencos dedicada a la ciudad, “Never Been To Barcelona”, que no sonó, por más que alguien del público la pidió). El concierto no aflojaba, y Moore nos ofreció otro gran tema de Out Of Nowhere, “Time Traveller”, un medio tiempo cautivador. Antes de los bises, pudimos disfrutar de un par de números más del disco Meltdown, concretamente “Midnight Rain” y la rockera “Ridin’ High”, seguidas de otra de sus composiciones de bandera, “Morning Star”, que abría su segundo disco, Time Odyssey (1988).

Tras desaparecer brevemente del escenario, los chicos volvieron para sorprendernos con una impresionante jam basada en “Stratus”, uno de los temas cumbre del jazz rock, que figuraba en el legendario primer álbum en solitario del baterista Billy Cobham, Spectrum, y donde Vinnie hizo un gran papel interpretando las partes que grabase el mítico Tommy Bolin. Moore nos informó de que era la primera vez que tocaban aquello en directo; nadie lo hubiese dicho. “¿A quién no le gustan los Beatles?,” preguntó antes de interpretar la versión instrumental del clásico “While My Guitar Gently Weeps” que figuraba en su segunda obra de estudio. “Meltdown”, rockera y machacona, que abría el disco homónimo, fue la encargada de rematar la faena de manera brillante. Poco más podíamos pedir. Una actuación memorable, entretenida y un público rendido a los pies de la estrella de la noche, que esperemos regrese algún día a nuestros escenarios, ahora que parece que la andadura de UFO llega a su fin.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2019 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso