Critica del concierto de The Dictators NYC + Sinciders en Apolo 2 (Barcelona) el 23 de Abril de 2017La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

The Dictators NYC + Sinciders
La [2]
23/04/2017

Texto: Max G. Lavarello
Cartel promocional

Un concierto de los dictadores de Nueva York siempre es motivo de alegría, una oportunidad perfecta para corear, puño en alto, himnos imperecederos de una banda que se anticipó al punk y que ha marcado a tantísimas otras formaciones del género. En esta ocasión, se trataba de la tercera gira por estos lares con la alineación actual, en la que Dean “The Dream” Rispler, al bajo, y el afamado productor Daniel Rey (Ramones, por citar el ejemplo más conocido), a la segunda guitarra, sustituyen, respectivamente, a los miembros originales Andy Shernoff (principal compositor del grupo, todo sea dicho) y Scott “Top Ten” Kempner. Coincidía la fecha con el partido Real Madrid-FC Barcelona, y si bien seguro que eso provocó que algunos prefirieran quedarse frente al televisor, lo cierto es que la asistencia no fue muy distinta de la última vez que Handsome Dick Manitoba, Ross The Boss, JP “Thunderbolt” Patterson y compañía estuvieron por aquí, precisamente en la misma sala. Y eso indica algo que no deja de resultar triste, y es que las nuevas generaciones parecen hacer caso omiso de una de las máximas leyendas del rock surgidas de la Gran Manzana. Algo más de media entrada (los mismos fans de siempre, en su mayoría) en la pequeña de Apolo, es sin duda poco público para estos monstruos del rock and roll, aunque sí hay que decir que los allí presentes se esforzaron en hacerle saber a la banda que su amor por ellos es incondicional. Sí, hay devotos de The Dictators que no pueden concebir al grupo sin la presencia de Andy y de Top Ten, lo cual también tendrá algo que ver con que la asistencia a sus shows pueda verse mermada, pero lo que nos ofrece esta alineación sigue siendo muy potente y disfrutable.

Para calentar el ambiente tuvimos a los Sinciders, una nueva banda de potente punk rock garajero surgida del Poble Sec, que se está pateando los escenarios barceloneses a base de bien, dejando tras de sí un reguero de sudor y adrenalina, al tiempo que van sumando adeptos a su causa gracias a unos conciertos intensos y furiosos. Habiendo presenciado algún show primerizo, doy fe de que la ejecución del grupo sobre las tablas es cada vez más ajustada. Seguramente, telonear a leyendas como Death, The Rezillos y, esta vez, a The Dictators NYC, sea una motivación extra para vaciarse en escena. La banda la conforman Álex a las seis cuerdas, el frenético Sardi al micro, Fer a los parches y Gabba al bajo, aunque, en esta ocasión, éste último hizo de segunda guitarra, y de las cuatro cuerdas se encargó Xavi Ribas, ex Meows. Abrieron su concierto con “This Perfect Day”, versión de los mitos australianos del punk rock, The Saints, para seguidamente, descargar varios de los temas que pueden escucharse en su primer y homónimo álbum, recién salido del horno, tales como “In Between Her Thighs”, “Big Black Car”, “Get a Life”, “I Wanna Be Outside” o la versión del “Motor Bikin’” de Chris Spedding, intercalados con otros todavía inéditos, como “Greaseball Putana”, “Don’t Step on the Line” o su particular y narcótico homenaje al barrio que los vio nacer, el muy pegadizo “Powdered Shit”, con el que dieron por concluida su actuación. Habrá que prestarles atención; Dean Rispler, de The Dictators NYC, siguió su actuación a un lado del escenario con visible entusiasmo, de hecho.

Tras la entretenida actuación de los Sinciders, las estrellas de la noche saltaron al escenario dispuestas a arrasar con todo, en especial el incombustible Ross “The Boss” Friedman, auténtico “guitar hero” que ya nos había visitado hacía escasas semanas junto a su propia banda de heavy metal, en una gira basada exclusivamente en temas clásicos de Manowar, el legendario grupo que fundó a principios de los ’80 junto a Joey DeMaio y Eric Adams. No me canso de repetirlo: Ross está tocando mejor que nunca, con una fluidez y una garra que no solamente parecen no menguar, sino que cada vez resultan más sobrecogedoras, aunque no sea nada más (y nada menos) que rock and roll. Por su parte, un Handsome Dick Manitoba especialmente comunicativo comandaba el show con facilidad, recordándonos entre tema y tema que ya hace más de veinte años que nos visitaron por primera vez, que el estado del rock and roll en Estados Unidos ya no es el que solía ser y que, por eso y por otros muchos motivos, adoran girar por España, que el poder de la política y el dinero le repugnan y que a partir de la próxima gira, debido a conflictos por el uso de la marca Dictators entre Andy Shernoff y el resto de la banda, pasarán a llamarse, sencillamente, Manitoba, si bien seguirán tocando los temas que todos queremos escuchar. También tuvo lugar una simpática anécdota cuando Manitoba reparó en un chaval de diez u once años que respondía al nombre de Axl, y lo convirtió en el centro de atención durante unos instantes, haciendo saber al público que aquél era el primer concierto de rock del chico, y que se alegraba de que fuera precisamente con The Dictators NYC. JP “Thunderbolt” Patterson imprime su infalible pegada en la base rítmica, ayudado por la competente labor de Dean Rispler al bajo y por un Daniel Rey a la guitarra rítmica que es, sin duda, quien más desapercibido pasa, si bien realiza también un buen trabajo.

En cuanto al repertorio, una retahíla de temazos con vocación de himno. De su primer disco, “The Dictators Go Girl Crazy”, sonaron “Master Race Rock” (y su clásico coro de “let’s go!” al final de la canción), “The Next Big Thing”, “Weekend” y la energizante “Two Tub Man”. Del segundo, “Manifest Destiny”, pasaron olímpicamente, como suele ser habitual, si bien es un álbum que contiene grandes canciones. Del tercero, el emblemático “Bloodbrothers”, nos obsequiaron con las habituales “Faster and Louder”, “No Tomorrow”, “Baby Let’s Twist” y la siempre emocionante “Stay With Me”. “Haircut and Attitude” y “New York, New York”, extraídas del disco que grabaron como cuarteto en los ’80 bajo el nombre de Manitoba’s Wild Kingdom, tampoco podían faltar. Una coreadísima “Who Will Save Rock and Roll?”, junto a “The Savage Beat” y “Pussy and Money”, fueron las elegidas de su memorable disco de retorno de 2001, “Dictators Forever, Forever Dictators”. Completaron el set list la breve y efectiva “Supply and Demand” y una celebrada versión de “Kick Out The Jams”, el clásico tema de MC5, ambas publicadas hace un par de años en un single de 7” que constituye lo único editado por esta nueva alineación. Como siempre, al terminar el concierto, la banda al completo se paseó por el puesto de merchandising para saludar, firmar y hacerse fotos con todo el que se lo pidiera, redondeando una noche de la que nadie pudo salir defraudado.

Puede que ya no vuelvan a girar bajo el nombre de los dictadores, pero agradezcamos que Ross, Manitoba y el resto se empeñen en impedir que ese maravilloso cancionero se pierda en el túnel del tiempo.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2018 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso