Critica del Festival Cruïlla Barcelona (Barcelona) del 7 al 9 de Julio de 2017La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Festival Cruïlla 2017
Parc del Fòrum
07-09/07/2017

Texto: Fernando Poveda
Cartel promocional

Una nueva edición del Cruïlla, un festival que ya se ha creado su lugar entre otras propuestas primavero-veraniegas de renombre, con un cartel más variado y heterogéneo, traduciéndose en esta ocasión en un sold-out para el viernes y una gran concurrencia el día sábado. El tirón de Jamiroquai jugó a su favor, y aún con el comentado lleno no se empañó la comodidad para acceder a barras, cargar las pulseras o moverse entre escenarios. Se cuidaron con mimo todos los demás detalles que suelen preocupar en los festis, a saber: comida, lavabos, etc. y sólo empañó en parte en ciertos momentos el bajo sonido del escenario principal, ya que para los no situados delante, el sonido llegaba bastante bajo durante algunas actuaciones.

Pistoletazo de salida con dos semi-veteranos, el folk-rock de Ani Difranco y los sonidos africanos de Youssou N’Dour coincidían en el tiempo; tiré por la caballerosidad, y la cantautora norteamericana ofreció un recital donde su acústica y el acompañamiento de un contrabajista, organista y un sutil batería de color, cargaron de melancolía el ambiente justo antes de que cayera la noche. “Little Plastic Castle” o “Grey”, entre otras, de lo destacado de la siempre sonriente y reivindicativa DiFranco. En el escenario principal, Two Door Cinema Club tomaban el relevo, con la esplanada ya repleta y su pop-indie facilón bien recibido. “What You Know” o “Undercover Martyn” recibieron caluroso recibimiento, en un show con el que dar cuatro botes sin calentarse mucho la cabeza. The Lumineers pusieron la ración de americana mainstream siempre presente en estas lides, con buen sonido, ejecución impecable, la archiconocida “Ho Hey”, el “Subterranean Homesick Blues” de Dylan, y sensación de road-movie post-adolescente.

Los más esperados, Jamiroquai, prometían más por las dotes danzatorias del luminoso Jay Kay, pero para nuestra desgracia, un reciente paso por el quirófano, nos privó de sus movimientos imposibles. Con sombrero futurista, se limitó a cantar hits como “Cosmic Girl” o “Canned Heat”, con un buen show y ante los fans dándolo todo. Los Fabulosos Cadillacs congregaron a muchos de sus paisanos, y con una carrera ya dilatada no podían obviar clásicos como “Calaveras y Diablitos”, la eterna “Matador”, su cover a lo Clash del “Revolution Rock”, y “Manuel Santillán”. Show potente con dos bajos o dos bateras según el tema, se convirtió en el vencedor del día, con los carismáticos Vicentico y Flavio Cianciarulo al frente y unos bises ganadores con las coreadas “Vasos Vacíos” y “El Satánico Dr. Cadillac”. La electrónica de Die Antwoord atronaba en el escenario principal para los más fuertes, mientras que Carlos Sadness en el Time Out hizo que pusiera pies en polvorosa pensando en la jornada siguiente.

Y es que el sábado, para mi gusto, venía lo gordo, y a primera hora. A las 20hrs. saltaban los 14 músicos que acompañan a Little Steven, los Disciples Of Soul: 3 preciosas coristas de color y los demás músicos varios, todos a juego. La mano derecha del Boss, como dijo, tira ahora hacía sus raíces, algo que no puede hacer frecuentemente. Soul, blues, rock Springsteeano cómo no, junto a una banda milimetrada, y Stevie por encima a su aire, y mandando a la guitarra, algo que no se le permite con tanta evidencia en la E Street Band. Temas propios, versiones de Etta James o Southside Johnny, y todos sus “partenaires” tomando el primer plano con nota durante el show. Lo de Ryan Adams era una incógnita, tras el fenomenal “Prisoner” recién publicado, de la actuación del prolífico compositor de Jacksonville se podía esperar lo mejor o lo peor, y acabó reinando como vencedor del festi. Las nuevas “Do You Still Love Me?” o “Doomsday” abrieron un concierto que pasó en un suspiro, que siempre estuvo arriba, que derrochó la vitalidad y el nervio que les falta a los tropecientos grupos de americana que campan por ahí, y que demostró que la facilidad compositora de Adams, se plasma a la perfección sobre las tablas. Buen humor en la recta final de una banda que fue perdiendo audiencia en el tramo final y que pudimos disfrutar en primera línea.

Y es que Pet Shop Boys repasaban a continuación en el escenario principal, su catálogo de hits tecno-pop ochenteros, amparados por los juegos de luces y los cambios de vestuario de su cantante, ya saben “Go West”, “West End Girls” y demás… Parov Stelar puso a bailar a toda la esplanada del Time Out y a la grada, en quizás el momento más masificado del sábado, base electrónica con saxos y trompetas marcando ritmos swingeros ante un Cruïlla con ganas de fiesta, en un show como si de un solo tema alargado durante 1 hora se tratara. El rapero puertorriqueño Residente por su parte, descargaba en el Cruïlla Enamora al mismo tiempo, con una banda de altura y su fusión de sonidos, dando en la diana con sus letras reales y de denuncia. The Prodigy consumirían la noche de sábado, todo un remember noventero donde se volverían a congregar los más fuertes para corear sus anfetamínicos temas electrónicos.

Un domingo más relajado y familiar puso fin a una edición más de un festival que augura buenas perspectivas de futuro, ya que siempre ofrece alguna propuesta que puede ser de tu gusto, al margen de cual sea la música que te lleva a un evento de este tipo.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso