Critica del concierto de Cracker en Apolo 2 (Barcelona) el 11 de Mayo de 2017La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Cracker
La [2]
11/05/2017

Texto: Fernando Poveda
Foto promocional

El de Cracker es uno de esos casos en los que una banda americana que en su cénit discográfico no pisaba los escenarios hispanos, veinte o veinticinco años atrás, con el paso del tiempo, y a la par que publica discos que siempre dejan un buen sabor de boca, se ha convertido en habitual, pues no fallan sus giras cada dos o tres años. En esta ocasión, incluso sin nuevo LP a presentar, los californianos comparecieron sin teloneros y ante un reducido número de maduros incondicionales, lo cual se vio subsanado a medida que avanzó la velada. Los omnipresentes Hickman y Lowery se acompañaron en esta ocasión de una competente base rítmica y de un tal “Pistol” al pedal steel, los cuales permancen desde el 2014, aunque eché a faltar a Frank Funaro a los parches, inigualable batería, el cual ha aportado sus servicios en varias bandas del género, y con quien pude verles en una lejana actuación en la Sala Bikini.

Con calma y acompañados del citado “Pistol”, aprecieron el super-clase Johnny Hickman, y un David Lowery relajado con sus gafas caídas para iniciar en acústico con “Dr. Bernice” y “Been around the World”, poniendo las cartas sobre la mesa y alzándose por encima de los cientos de grupos que practican folk, americana o como se quiera llamar hoy en día. Dos tipos con dos guitarras, y esa sensación de estar ante músicos que juegan en la liga de los grandes. Con la incorporación del orondo bajista de color Bryan Howard y del batería “Coco” Owens, se electrificaron en la bonita “The Golden Age” y en “Teen Angst”, recibida positivamente en las primeras filas. Hickman tomó la voz principal en la country “California Country Boy” de su último doble LP, el estupendo “Berkeley to Bakersfield”, y subir así la intensidad del show bien acompañado por el colorido del pedal steel, antes de que Lowery atacara “Low” y se le viera con algo más de garra, en el tema más parecido a un hit que han tenido Cracker, del lejano “Kerosene Hat” (1993). Con “I Want everything” nos tocaron de nuevo la fibra sensible, con el guitarrista dando una nueva lección de precisión y feeling, buscando la complicidad de las primeras filas mientras desarrollaba uno de sus melancólicos solos.

Endurecieron el sonido con otra de sus apuestas ganadoras: “Sweet Thistle Pie”, antes de enlazar dos de sus canciones más juguetonas y bailongas, “Sweet Potato” y “This is Cracker Soul”, culminando esta retahíla de clásicos con la creciente “Euro-Trash Girl” donde se mencionan las peripecias de Lowery por la Ciudad Condal. Con temas así, se relativiza el hecho de que por momentos puedan parecer estar con el piloto automático o que no haya pasado mucho desde su última visita, siempre se las arreglan para satisfacer a los asistentes. El funky bajo de Howard pasó al frente en “Give me one more Chance”, antes de retirarse para dar paso a un bis donde se versionó a Status Quo y se puso punto final a una hora y media de la mejor música americana con “St. Cajetan”. En definitiva, se podría comparar esta visita de Cracker con otras anteriores, mejores o peores, pero lo cierto es que Lowery y Hickman siempre garantizan un nivel alto, dado el cancionero amplio al que pueden recurrir y sus galones como exponentes del mejor country-rock. Hasta la próxima cita, seguiremos pinchando su extensa discografía.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso