Critica del concierto de Godflesh en Apolo 2 (Barcelona) el 20 de Abril de 2015La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Godflesh
Sala La [2]
20/04/2015

Texto: Albert Farré
Cartel promocional

El pasado lunes 20 de abril tenía lugar en Barcelona una cita imprescindible para todos aquellos seguidores del alguna vez llamado rock o metal industrial, popularizado a nivel masivo por Ministry o Nine Inch Nails durante la primera mitad de la década de los noventa. De entre toda aquella hornada de bandas, hubo una que pasó bastante desapercibida por el gran público, pero que sin duda debe ser incluida como una de las principales precursoras del género. No hay que darle más vueltas y reconocer tranquilamente a Godflesh como uno de los grupos más influyentes del metal y rock industrial de la última década del siglo pasado.

Los ingleses nos visitaban para presentar su primer larga duración en 13 años “A World Lit only by Fire”, un disco que no desmerece en absoluto la más que sólida discografía del dúo de Birmingham. Y es que si una cosa cabe destacar de Godflesh es su atemporalidad. Su música siempre suena actual independientemente de cuándo, cómo y dónde se escuche. Da igual cogerse un álbum del año 1989, 2000 o 2014, su sonido siempre ha sido fiel a sí mismo, sin nunca dejar de evolucionar pero a la vez sin dar tampoco ningún tipo de concesión.

Poco antes de las 21:30h aparecían en el escenario G.C. Green y Justin Broadrick, ellos dos solos, sin batería y con únicamente un ordenador encargado de aportar todas las bases rítmicas, sonidos y atmósferas que ni la guitarra de Broadrick ni el bajo de Green pueden ofrecer. Con una base sonora de lo más densa y un bajo al más puro estilo Godflesh, empieza sonando la metalera “New Dark Ages”, tema que abre su último trabajo. Pocos instantes después Broadrick empieza a rasgar su guitarra a un volumen ensordecedor y a berrear de forma enloquecida (parece mentira que un tipo tan delgaducho como él pueda llegar a sacar semejante voz). Un comienzo perfecto, presagio de la que se nos venía encima. A continuación, y sin mediar palabra, siguieron con más temas de su último disco. A destacar “Shut me down”, que con una especie de scratch ensordecedor y machacón, consiguió movilizar hasta al más impasible de los asistentes. Llegados al ecuador del concierto sonó el último de los temas que tocarían de su último trabajo “Towers of Emptiness”, canción magníficamente acompasada con las imágenes post-apocalípticas-industriales que se iban proyectando en el fondo de la sala. A estas alturas del concierto ya era un hecho que nos encontrábamos plenamente sumergidos en la oscuridad post-industrial del universo Godflesh. Pero la cosa no acababa aquí.

Durante los siguientes 35 minutos de concierto tuvimos premio y de los gordos. Empezaron con dos temas imprescindibles del género metal-industrial pertenecientes a “Streetcleaner”, su más célebre álbum hasta la fecha. En primer lugar una cruda y desgarrada “Christbait Rising” seguida de una siempre pasada de vueltas, ruidosa y gutural “Streetcleaner”. Brutal. Los temas de “Streetcleaner” dieron paso a “Spite” otro clásico de la banda cuya base rítmica tipo doble bombo explica porqué el sonido Godflesh no se puede llegar a concebir con un batería al uso. Tampoco se olvidaron de otro de sus grandes éxitos, “Crush my Soul” cuyo repetitivo ritmo a modo de aspirador entrecortado se nos metió en la cabeza de forma pegadiza para todo lo que quedaba de noche. Finalmente se tomaron un pequeño descanso y cerraron el concierto con la inmensa “Like Rats”. Sin duda uno de los grandes en su género. El tiempo les ha dado la razón.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso