Critica del concierto de Buzzcocks en Apolo (Barcelona) el 24 de Marzo de 2015La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Buzzcocks
Sala Apolo
24/03/2015

Texto: Fernando Poveda
Cartel promocional

Los de Manchester volvieron por nuestras tierras tal y como vienen haciendo con cierta periodicidad, recalando en la barcelonesa Apolo, primera de las cuatro citas peninsulares. Coincidiendo con su actuación del año pasado en el Primavera Sound, la banda puso en circulación nuevo LP, el recomendable “The Way”, algo que llevaban sin hacer la friolera de 8 años. Aunque no se prodiguen mucho en disco, tanto Pete Shelley como Steve Diggle mantienen al combo fresco, girando con continuidad, y bien se merecían los fans estas fechas como presentación del mencionado disco, más a sabiendas que se cumplen en este 2015, 40 años de la formación de estos pioneros del punk inglés.

Puntuales, aunque la sala estaba medio vacía, hecho que fue mejorando paulatinamente hasta el final del bolo, iniciaron con las seminales “Boredom”, “Fast Cars” y “I Don’t Mind”, temas de sus inicios allá por el 77 cuando daban respuesta al terremoto acontecido en Londres, emulando a sus queridos Ramones. Bastó este aperitivo para cerciorarse de la vitalidad que sigue emanando Diggle, auténtica alma de los Buzzcocks, energía pura a sus casi 60 primaveras, como un Pete Townshend alegre y borrachín. Todo ello originó los primeros pogos y saltos entre una variada parroquia donde se mezclaban antiguos y nuevos fans, puretas y jóvenes, tanto aquellos atraídos por su lado más melódico o “power-popero” como los punks con cresta. Fueron intercalando bastantes temas de su nueva obra, y de hecho la amalgama de canciones viejas y recientes cuajó unitariamente, con Diggle a la voz en la mayoría de las nuevas. Así sonaron en el tramo inicial la tripleta que encabeza el álbum: “Keep on Believing”, “People are Strange Machines” y “The Way”, donde los Buzzcocks mantienen sus innatas reivindicaciones y evitan el aburguesamiento a pesar del transcurso del tiempo.

Algo más envejecido vi a Pete Shelley, quizás fuera la barba que lleva, aun así siempre se caracterizó por no llamar excesivamente la atención escénicamente, y mantuvo el tipo de sobras vocalmente cuando atacaron clásicos de toda la vida como “Autonomy”, “What Ever Happened to?” o “Noise Annoys”, con su inconfundible voz acelerando el pulso de los presentes. Tanto bajista como batería llevan casi una década a bordo y lo cierto es que su función se limita a cumplir sobre las tablas, no tienen ni intentar tomar ningún protagonismo y se limitan a ejercer de efectiva base rítmica, dejando el peso a los dos miembros clásicos. Así en la recta final y antes de los bises, Diggle y Shelley enlazaron las invencibles “Promises”, “Love you more” y “What Do I Get”, provocando la euforia colectiva y que nos dejaramos las cuerdas vocales con los contínuos “Uoohh”’s que convirtieron la sala en una fiesta.

Poco tardaron en volver al escenario, de hecho fueron bastante a piñón durante casi hora y media, y remataron con la nueva “In the back”, con Diggle de nuevo al mando, alzando el brazo con su aire hooligan (muy grande la bandera de Inglaterra sobre el ampli con su nombre), y con las inevitables “Harmony in my Head”, “Ever Fallen in Love” y “Orgasm Addict”. Clásicos obligatorios para cerrar un repaso muy bien estructurado a la carrera de una de esas bandas que han influenciado y marcado a tantas otras (a Nirvana sin ir más lejos, a los que telonearon en el Palau dels Esports), y con muchos de esos temas que llevas escuchando media vida, y que siguen resultando tan efectivos en directo, sobre todo si tienes delante a una banda en forma como lo son los Buzzcocks actuales.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2018 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso