Critica del concierto de Amaranthe + Engel + Santa Cruz en Razzmatazz sala 2 (Barcelona) el 29 de Marzo de 2015La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Amaranthe + Engel + Santa Cruz
Sala Razzmatazz 2
29/03/2015

Texto: Sammy Tylerose
Cartel promocional

Englobados en un pintoresco triple cartel junto a los death metaleros Engel y los inclasificables Amaranthe, la gran esperanza blanca del hard rock de corte más sleazy, Santa Cruz, debutaban en la Ciudad Condal. Últimamente la carrera de los fineses está tomando derroteros cuando menos extraños. Por una parte, su recientemente publicado álbum, “Santa Cruz”, ha conllevado un giro estilístico que ha dejado algo descolocados a sus fans. Al menos a los más puristas. Tras un debut tan matador como “Screaming for Adrelanize” -creedme que no exagero cuando afirmo que se trata del mejor disco de hard/sleazy de los último años- , lo último que se esperaba uno es que en su continuación abrazaran sonidos cercanos al modern metal, emo y hierbas similares. “Santa Cruz” no es una mierda en su totalidad, tiene sus cositas aprovechables, pero haciendo un símil con sus -en teoría- idolatrados Skid Row, han pasado de grabar su “Skid Row” particular a directamente meterse en un fregado a lo “Thickskin”, saltándose las casillas de “Slave to the Grind” y “Subhuman Race”. Otro paso en falso en su carrera, al menos en mi retorcida mente, es la gira que protagoniza estas líneas: en vez de realizar una gira incendiaria por los clubs rockeros de toda Europa, interpretando un set completo ante sus fans, se embarcan en un tour surrealista con tan extraños compañeros de cama con el papel de teloneros de teloneros.

Aun así, a pesar de los pesares, Santa Cruz venían a la ciudad; y como estas oportunidades a veces no se repiten, servidor debía estar allí. En horario infantil (19.30) y con innecesaria puntualidad, el cuarteto finés saltó a las tablas ultramotivado, con ganas de justificar los veintipico euros de los valientes fans que hubiesen acudido a la velada exclusivamente por ellos -curiosamente, a tan temprana hora Razz 2 ya presentaba media entrada, aforo que no mejoraría cuando fue el turno de sus compañeros de cartel, a priori combos de mayor popularidad. Media horita de post-adolescente adrenalina hard, con las mejores melenas que he visto en tiempo, donde, como por otra parte era de esperar, los temas de su nueva entrega (en mayoría de 5 contra 2) pierden buena parte de sus desagradables arreglos de estudio para no desentonar al lado de clásicos “añejos” como “Nothing Compares to You” o “Aiming High”. 30 minutos de sleazy de metalizado barniz -con un Archie Kuosmanen repartiendo agudos a diestro y siniestro- que supieron a poco, a poquísimo, confirmando su enorme potencial. Si tienen dos dedos de frente, en breve volverán en solitario dispuestos a incendiar los garitos más pequeños de cada ciudad.

Terminada la descarga de Santa Cruz, tenía 3 opciones: largarme a casa, ejercer de clásico crítico amargado apoyado en la barra -más pendiente de los whatsapp de los colegas que de otra cosa- o intentar afrontar con entereza y profesionalidad la descarga de dos bandas que, a priori, se encontraban en las antípodas de mis gustos musicales. Mientras sopesaba los pros y contras, las huestes de Engel entraban en acción, así que me dejé de tonterías y di 10 pasos al frente. Dada la guturalidad del tema inaugural, “Salvation”, mis alarmas interiores se encendieron ante el suplicio esperado. Afortunadamente, el resto del recital transcurrió por unos parámetros más amables: death metal melódico algo rockerizado, recordándome en más de una ocasión a los estimables Children of Bodom, con canciones como “Question your Place”, “Fading Light”, “Sense the Fire” que se hicieron más que llevaderas. Eso sí, me impactó la cantidad de partes pregrabadas, sin ningún tipo de pudor, que incluyeron en su show -aspecto que se incrementaría exponencialmente en el concierto de Amaranthe- . Estaréis al tanto de las recientes polémicas relacionadas con Motley Crue y KISS, ante las sospechas sobre la inclusión de elementos enlatados en sus actuaciones. Para el público rockero, eso son TRAMPAS inaceptables. En cualquier caso, para completar las buenas vibraciones, el respetable entonó un “happy birthday to you” en honor al cantante, ante la embelesada mirada de sus progenitores, una adorable pareja de sesentones -ella vestida para la ocasión, él recién sacado del club de golf- que casualmente estaba posicionada un par de metros a mi derecha. No nos engañemos, Engel son una banda de barrio, a la altura de cualquier combo de instituto de tu barrio, pero esa noche sus astros se alinearon y todo fluyó.

Sobre Amaranthe, no puedo ni quiero alargarme. Sus seguidores -con una sorprendente profusión de señores calvos de cuarenta años con la camisa por dentro- seguían extasiados lo que acontecía encima del escenario. Servidor, ante un espectáculo de un surrealismo tan extremo, pasó por las fases de sorpresa, diversión, bochorno, hastío y, finalmente, arrojo de toalla. Para los no iniciados, comentar que Amaranthe es la perversión definitiva del metal, un ente deforme comandado por 3 vocalistas pirotécnicos que se alternan las estrofas: el macho cabrío de rugidos cavernosos, el amanerado castrati y la señorita de los gorgoritos de academia televisiva que a juzgar por su actitud escénica, por las mañanas da clases de zumba en un gimnasio de Goteburgo. Para rematar la faena, los tres elementos terminaban cada canción, perfectamente alineados, brazo derecho estirado, micrófono en alto. Bisbal, Bustamante y Chenoa no lo hubiesen hecho mejor.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso