Critica del Be Prog My Friend! Festival en Poble Espanyol (Barcelona) el 12 de Julio de 2014La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Be Prog My Friend! Fest
Poble Espanyol
12/07/2014

Texto: Guillermo Sarmiento
Cartel promocional

Está siendo éste un verano peculiar en Barcelona, una ciudad más bien conocida por su oferta musical orientada al turista indie en lo que a festivales se refiere, pero que se ha descolgado en 2014 con varios festivales rockeros como el BCN Rock Fest o el Barcelona Metal Fest. Dentro de estas gratas sorpresas, se estrenaba de la mano de la promotora Madness Live! el festival Be Prog My Friend!, orientado a priori al rock progresivo, si bien la variedad de bandas y estilos van bastante más allá del simple termino “prog”, haciendo el cartel disfrutable para una amplia mayoría del espectro rocanrolero, con Anathema y Opeth como cabezas de cartel. El emplazamiento escogido del Poble Espanyol parecía sin duda un marco inmejorable, y vista la afluencia de público y lo bien organizado que estaba en líneas generales todo a nivel de escenario, sonido y servicios, se presagiaba una gran noche.

Pasé directamente de Antimatter, la banda que abría el festival, que aunque me parecen una banda muy interesante, quizás lo son más para escuchar tranquilamente en casa, que para verlos en directo a pleno sol en verano. Así que llegué justo cuando los ingleses Tesseract iniciaban su descarga. Presentaban su segundo disco “Altered State” y demostraron porqué son una gran promesa dentro de la escena. Su propuesta es instrumentalmente muy moderna, tomando algo del math metal a lo Meshuggah en cuanto a riffs y percusión, pero añadiendo un tratamiento vocal muy trabajado y melódico, con múltiples armonías y cambios. Temas como “Deception” o “Epiphany” sonaron muy potentes, aunque al final pudieran hacerse algo repetitivos para los que no sean fans de la banda. Una banda a tener en cuenta para el futuro.

Saltaban a la palestra después, con ya una mucha mayor expectación, los franceses Alcest. Presentaban su último álbum, el reciente “Shelter”, en el que han dado un paso muy grande hacia sonoridades más etéreas y ambientales, distanciándose de lo que habían hecho anteriormente. Abrieron con “Opale”, el tema que abre el disco y poco a poco fueron desgranando piezas de sus otras obras. Increíble fue ver que los angelicales coros los hacia el gigante guitarrista con melena y barba vikingas. El listón subió mucho con “Autre Temps” de su anterior álbum y alcanzó su máximo con “Souvenirs d’un Autre”, con “Delivrance” cerraban su actuación.

Alcest daban paso a Fish, el vocalista original de Marillion, quien daba el toque más prog clásico al festival. El gigantón Fish salió a escena muy distendido, incluso echando tragos a una botella de vino en algún momento, y fue mezclando temas de su último álbum como “Perfume River” o “Feast of Consequences” con otras canciones más clásicas de su repertorio. El único problema técnico en todo el festival surgió durante la actuación del escocés, el sonido se fue casi completamente durante “Script for a Jester’s Tear”, y a punto estuvo de dar al traste con el tema, pero por suerte, todo quedó en un susto y la banda pudo seguir tocando. La actuación de Fish finalizó con un medley de temas propios y de Marillion como “Assassins” o “Fugazi”, y, al ser algo corta, el vocalista nos emplazó a su gira de octubre en la que presentara su show completo.

Llegaba el primer plato fuerte de la noche, Anathema, la banda de los hermanos Cavanagh. Se presentaban con su reciente “Distant Satellites”, en el que han seguido con el estilo más luminoso y meloso del anterior “Weather Systems”, para mí varios peldaños por debajo de sus grandes obras. Paradójicamente su popularidad ha aumentado considerablemente en esta última etapa, y a la banda se la nota muy cómoda y confiada. Abrieron con 2 temas de “Weather Systems”, “Untouchable Part 1 y 2”, y me sorprendió ver lo entregado que estaba el público, cantando todos los estribillos y aplaudiendo a rabiar al final de cada tema. Les siguió “Thin Air”, de su magistral “We’re here because We’re here”, y un tema nuevo de su último álbum. Tras un breve speech de bienvenida, tocaron “Closer” seguida de una tremenda “A Natural Disaster”, con la voz de Lee Douglas sobresaliendo por encima de todo. Enlazaron con el tema que da título a su último álbum “Distant Satellites”, que quedó muy lucido en directo, incluso el tramo electrónico final. Para terminar “A Simple Mistake” y, no podía faltar, “Fragile Dreams”, que tocaron con prisas a causa de la falta de tiempo. Una actuación impresionante, que aunque fue muy corta, apenas 9 temas, fue intensísima. Para volverlos a disfrutar nos emplazaron a octubre, cuando volverán por estas tierras.

Y llegaban los cabezas de cartel, Opeth, y a falta de poder presentar el que será su nuevo álbum previsto para agosto, lucieron la presentación de su anterior “Heritage”. Polémicas aparte sobre la dirección tomada últimamente, abandonando su vena más death y las voces guturales, y sonando mucho más clásicos, está claro que Opeth son, sino la mejor, una de las mejores bandas de metal de los últimos 15 años. Algo así como una sublimación de un estilo que parecía haber tocado techo a principios de los 90, alcanzando un nivel técnico nunca visto y añadiendo unas influencias clásicas magistralmente a unas composiciones inspiradísimas.

Así pues, arrancaron con “The Devils Orchard” de “Heritage” que sonó más musculosa que en estudio, impecable. “Heir Apparent” del anterior “Watershed” siguió sonando potentísima, con la sección central atronando como una apisonadora. El líder, Mikael Akerfeldt, nos obsequió con sus habituales coñas. Esta vez recibieron Manowar, imitó a James Hetfield, nos felicitó por nuestro gran papel en el mundial, y más adelante tocaron una canción de Napalm Death de… 1 segundo. Después de “Heir Apparent” rescataron dos temas antiguos, “White Cluster” y “Demon of the Fall”, que sonaron tremendos y agresivos, para pasar después a la tranquila “Hope Leaves” de su álbum “acústico” “Damnation”, con una jam final que nos dejó con la boca abierta. Para la parte final del concierto tocaron “The Lines in my Hand” de “Heritage”, muy mejorada también para el directo, y para cerrar dos de sus mejores temas, “Deliverance“ con su impresionante y machacona sección final y “Blackwater Park”, que Mikael presentó como basada en AC/DC, una pieza de 12 minutos que habrá sido lo más brutal que ha sonado nunca en la Montaña Mágica.

Una vez terminada la descarga de Opeth, cerraban el festival los también suecos Pain of Salvation, con una audiencia batiéndose, en parte, en retirada. Tocaron un set basado en sus primeros álbumes sobretodo y otros retazos de sus últimas obras, destacaron sobretodo por la gran versatilidad de su música, con momentos más introspectivos, y otros más netamente roqueros como en “Linóleum”. Quizás haber estado en otro lugar del programa les hubiera beneficiado, ya pesaban las horas acumuladas de conciertos al personal, aun así pusieron un gran punto y final.

Una vez terminado el festival, felicitar a la organización por el éxito y emplazaros a todos a la edición del año que viene, con Riverside y Ihsahn ya confirmados, esperando que el festival se consolide en una ciudad tan poco dada a este tipo de eventos.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso