Critica del concierto de Rancid en Razzmatazz (Barcelona) el 30 de Julio de 2012La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Rancid + Klasse Kriminale
Sala Razzmatazz
31/07/12

Texto: Mattia Bombardi
Cartel promocional

Rancid trajeron a España su gira del veinte aniversario y llenaron la sala 1 del Razz con una fiesta punk en toda regla, acompañados por otras tres bandas. Los californianos volvían a España después de varios años y regalaron un recital donde no faltó ninguno de sus grandes éxitos.

La noche empezó pronto para quienes no quisieron perderse detalle de la vuelta a España de Rancid. Primero Último Asalto, seguidos por los reunidos G.A.S. Drummers de Dani Llamas, abrieron la velada en la sala grande del Razzmatazz. El que subscribe llegó un poco más tarde, pero todavía a tiempo para disfrutar de los himnos Oi! de los Klasse Kriminale, histórica formación italiana procedente de Savona. A decir verdad, el único superviviente de esta veterana banda es Marco Balestrino, cantante y líder de la formación, que ha sabido llevar el grupo desde unos inicios agitados en el panorama skinhead de los años ochenta hasta la notoriedad y el respeto del que ahora gozan en toda Europa.

En su show no faltaron antiguos temas, como “Ci Incontreremo Ancora un Giorno” o “I Ragazzi Sono Innocenti” mezclados con canciones más recientes como “Welcome To Genoa” y “Uniti Si Vince”. También hubo espacio para un momento de reivindicación de su anti-racismo, con la exhibición de una pancarta en la que se podía leer “Fuck Racism”. El estilo de la banda apenas ha cambiado durante estas décadas y se han mantenido fieles a un sonido street punk a veces teñido de ritmos ska. Sorprendentemente, teniendo en cuenta su docena de álbumes de estudio, acabaron el concierto con dos versiones, la inagotable “If The Kids Are United” de Sham 69 y el clásico “White Riot” de The Clash.

Después de los italianos, fue el turno de Rancid, que volvían a pisar un escenario barcelonés al cabo de muchos años. La salida del concierto fue un poco preocupante, con Tim Armstrong que parecía no tener voz ni para saludar al personal, pero en cuanto sonaron las notas de “Radio” el público se reconfortó, vista la energía de los cuatro californianos. Las canciones se contaron por exitazos, con un principio que encendió a los asistentes con “Roots Radicals”, “The Way I Feel”, “Journey To The End of the East Bay” y la grandiosa “Maxwell Murder”, todas cuatro extraídas de su álbum más aclamado, “…And Out Come The Wolves”, que en 1995 los lanzó al éxito planetario.

Después, siguiendo el recorrido por sus veinte años de carrera, el repertorio se movió hacia temas de los últimos trabajos, como “Last One To Die”, “East Bay Night” o “Dead Bodies”, mientras antiguos B-sides como “I Wanna Riot” resurgían del armario de los recuerdos con su potente sonido ska. Tras su famoso single “Hooligans” cantado, como no, por Lars Frederiksen en versión skinhead, Matt Freeman tomó la alternativa y las notas de su bajo tocaron “Black and Blue”, gran canción del disco “Let’s Go”, cantada por el mismo bajista con su característica voz roca. Todo un placer volver a ver Matt en el escenario con la misma energía que antes de sus graves problemas de salud. Más tarde hubo espacio para más temas de “Let’s Go”, como “Nihilism” y “Salvation”, dos de los favoritos de un servidor, y también para algún extracto del disco “Rancid” de 1993, como “Rejected” y “Adina”.

En general hay que destacar que la química entre los componentes del grupo se veía tan fuerte como hace unos años, con Lars y Tim liderando el grupo con sus guitarras y Matt dándolo todo con sus increíbles líneas de bajo. La sección rítmica se completa ahora con el nuevo batería Branden Streineckert, que substituyó a Brett Reed solo hace cinco años, pero ha encajado perfectamente con el estilo inconfundible del grupo.

La preferencia del público se decanta claramente hacia los temas antiguos de la banda, los que les convirtieron a mediados de los noventa en una de las bandas más conocidas del punk californiano. Eso quedó patente sobre todo en los bises, donde sonaron la skatalítica “Time Bomb”, la enérgica “Tenderloin”, cantada otra vez por Freeman y seguida por “Lock, Stock and Gone” que dio paso al gran final con “Ruby Soho”, verdadero himno de los Rancid, coreada por toda la sala. Fue sin duda una perfecta guinda para una gran noche de punk que nos permitió volver a gozar en directo de unos temas inolvidables.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso