Critica del concierto de Black Rebel Motorcycle Club en Apolo (Barcelona) el 11 de Noviembre de 2010La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Black Rebel Motorcycle Club
Sala Apolo
11/11/10

Texto: Mattia Bombardi
Foto promocional

Black Rebel Motorcycle Club llegaron a Barcelona para realizar la segunda etapa de su gira española en una sala Apolo llena de palmo a palmo.

Los californianos volvían a nuestra ciudad después de muchos años y, aunque la oferta musical de la semana y del día 11 en concreto se disparase, un servidor vio muy claro que era una ocasión de las que no se dejan escapar. Y no defraudaron. Con su nuevo “Beat The Devil’s Tattoo” bajo el brazo, el trío de San Francisco abrió la noche con “War Machine” y “Mama Taught Me Better”, dos potentes extractos de su ultimo trabajo.

La actitud de la banda en el escenario y la puesta en escena, con potentes faros que iluminaban los músicos por detrás, eran de lo más shoegaze, con una casi nula interacción con el público y uno volúmenes muy altos y muchas distorsiones. Pero con el primer tema de su primer trabajo, “Red Eyes and Tears” de “BRMC”, consiguieron romper el hielo y conquistar la sala. Siguieron “Beat The Devil’s Tattoo”, “Bad Blood” y “Ain’t No Easy Way”, una sucesión de temas mas tranquilos pero no por esos menos apreciado. Las voces de Peter Hayes y Robert Levon Been se alternaban, perfectamente sincopadas por las rítmicas de Leah Shapiro.

Y cuando todo el mundo estaba ya relajado en la oscuridad de la sala, los faros nos puntaron de frente y sonaron “Berlin” y “Weapon of Choice”, de “Baby 81”, y “Whatever Happened to My Rock’n’Roll”, sin duda uno de los temazos de la banda y el que me enamoró cuando, en el lejano 2001, un amigo me pasó el primer disco de los BRMC. Música directa pero con notables melodías, letras melancólicas y distorsiones que pueden hipnotizar: la receta de Black Rebel Motorcylce Club me fascinó enseguida.

Después de esa racha tocaba calma otra vez, y la banda sorprendió con unos temas en acústico, entre los cuales un emotivo “Promise” tocado al piano. Dejaron para el bis una potente versión de “666 Conducer” y “Shadow’s Keeper”. La sala se vaciaba y las luces se encendían del todo, volvía la calma y los instrumentos dormían en el escenario, después de rugir por dos horas sin parar. Larga vida a BRMC!

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso