Critica del concierto de Sabina en el Palau Sant Jordi (Barcelona) el 17 de Diciembre de 2009La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Joaquin Sabina
Palau Sant Jordi
17/12/09

Texto: Benja Berbel - Fotos: Anna Sebastián
Foto: Rockimprès

Joaquín Sabina volvió al Palau Sant Jordi dos años después de la gira ‘2 pájaros de un tiro’ con Serrat, para presentar su último y reciente ‘Vinagre y rosas’, ocupando desde su salida el primer puesto de ventas, en la que será su última gira en los grandes escenarios. El público de asiento que abarrotó el Palau se rindió a un Sabina en estado puro, disfrutó y ovacionó las nuevas y viejas canciones, y con las sorpresas de la noche, nada menos que con las colaboraciones de Serrat y de Estopa.

A las 21.45 h., con quince minutos de retraso, se oye uno de los cortes del disco que más costó grabar al jiennense, es el ‘Blues del Alambike’ con sonido del disco. Acto seguido aparecen los músicos, su banda habitual, encabezada por Pancho Varona (bajo), Antonio G.de Diego (piano y guitarras), Jaime Asúa (guitarras) y Pedro Barceló (batería). Suenan los acordes de ‘Lili Marlen’.

Sabina aparece en escena con levita, de impecable negro y su bombín. Detrás de él, y de los músicos, el decorado escenifica los tejados de una gran ciudad, con grandes tuberías que le dan un ambiente urbano. Suena ‘Tirasimú de limón’, el primer single del disco, grabado junto a Pereza y que le da un aire fresco al disco. Le siguen dos temas más de su reciente trabajo, la gran ‘Viudita de Clicquot’ (‘me enseñaba la lengua en lugar de enseñarme a besar’) y ‘Parte meteorológico’, que cuenta la discusión de una pareja como si se estuvieran dando las noticias del tiempo.

Sabina se dirige al público con un ‘bona nit a tothom’ y explica que en septiembre estuvo en este recinto viendo al maestro Leonard Cohen, y muerto de miedo ante su inminente vuelta a los escenarios y poder tocar el corazón como lo hace él. Su lenguaje es cercano, de tú a tú durante toda la noche, en la que agradece al público por venir, por estar, por esperar, por la enorme complicidad. Y ya en verso: “Uno siempre escribe la misma canción… con acordes que el viento amontona, cuando llega la hora de alzarse el telón, qué emoción volver a Barcelona”.

Temas de discos anteriores, ‘Medias negras’, ‘Aves de paso’, ‘Peor para el sol’, ‘Siete crisantemos’, nos devuelve a un Sabina más rockero. Entre ellos, ‘Agua pasada’, otra de las nuevas canciones escritas junto al poeta Benjamín Prado en su viaje a Praga, buscando en los escombros del desamor de su amigo.

La primera gran ovación de la noche es para ‘El bulevar de los sueños rotos’. Con ‘Llueve sobre mojado’ presenta a la banda, de nuevo en verso, que hace que el concierto no decaiga en ningún momento, nuevos guiños con complicidad culé cuando presenta al músico José Miguel Pérez Sagaste: ‘con el clarinete, el saxo y la flauta hace triplete’. Con un “vuelvo luego” Sabina se retira a descansar. Pancho Varona canta ‘Conductores suicidas’ y Marita Barros, la nueva corista, nos sorprende a todos con su voz en la copla ‘Y sin embargo, te quiero’, que precede al ‘Y sin embargo’ donde Sabina retoma el concierto.

Alusiones a Serrat. Explica como en su ‘repugnante estado de felicidad doméstica y conyugal’ (de ahí lo de las rosas), ‘como has podido caer tan bajo’, dice que le decía su primo el Nano. Ante este estado busca la inspiración junto a su amigo y escritor Benjamín Prado, que le acababa de dejar su chica (y de ahí el 'vinagre'), y se fueron a Praga –donde nace el disco, le seguirían Rota, Madrid y Tenerife, durante 7 meses y a 4 manos escribieron 10 de los 14 temas del disco- para buscar ese equilibrio en forma de canciones. La canción que sintetiza ese viaje es la preciosa ‘Cristales de Bohemia’, que introduce al piano Antonio G. de Diego, y con frases como ‘si hay que pisar cristales, que sean de Bohemia’. Es de agradecer que Sabina, a sus cincuenta y diez, no viva sólo del pasado y siga agrandando su obra con nuevas piezas de gran carga poética.

La intensidad del concierto irá subiendo con ‘Una canción para la Magdalena’, ‘Peces de ciudad’, la rumba ‘Cerrado por derribo’, y otra de las nuevas que grabó junto a Pereza, ‘Embustera’ (‘la verdad no es más que un cabo suelto de la mentira’), para encender todos los mecheros posibles en ‘Calle melancolía’, que se ha convertido en su primer gran clásico. A lo que el público le responde ‘que bote Sabina’, cosa que él se niega porque no quiere que sus hijas le falten el respeto ni parecerse a Rajoy en noche electoral.

Llega el momento álgido de la noche. “A veces a uno le pasan cosas que jamás hubiera soñado”, dice antes de dar paso al creador de tantas y hermosísimas canciones, el maestro Joan Manuel Serrat, y de agradecer la gira que tuvo con él. Cantan ‘Contigo’ que todo el público corea y ovaciona. Los hermanos Muñoz, David y José de Estopa, le siguen en ’19 días y 500 noches’. Para terminar con todo el pabellón botando en ‘Princesa’ otro de los himnos del ubetense.

Con los bises nos llega ‘Vinagre y rosas’, el tema que da título al nuevo disco. Y sus habituales rancheras ‘Noches de boda’ e ‘Y nos dieron las diez’, como final de fiesta previo al sonido rock & roll con ‘La del pirata cojo’ y ‘Pastillas para no soñar’. Suena otro de los nuevos cortes, ‘Crisis’, pero cuando los músicos ya se habían ido y con sonido del disco.

“Fins a sempre Barcelona”, dijo el del bombín. Vuelve con tus rosas, tus musas y tus versos. En septiembre del 2010 nueva cita en el Sant Jordi. Ojalá volvamos a vernos. Hasta siempre, Joaquín.

Bookmark and Share


Foto: Rockimprès





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso