Critica del concierto de Madonna en Estadi Olímpic Lluís Companys (Barcelona) el 21 de Julio de 2009La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Madonna
Estadi Olímpic Lluís Companys
21/07/09

Texto: Benja Berbel
Foto promocional

Madonna actuó en Barcelona por 3ª vez en su carrera dentro de la segunda parte de su gira Sticky & Sweet Tour en el Estadi Olímpic ante 45.000 personas para presentar su último disco ‘Hard candy’, repasar algunos éxitos -con pocas incursiones a su primera etapa- y no faltó el homenaje al recientemente fallecido Michael Jackson. Con un montaje calculado al milímetro, 18 bailarines en escena y proyecciones audiovisuales continuas en las 7 pantallas, conformaban un espectáculo inigualable que hacían que lo mejor era no perderse detalle.

Dos enormes columnas con la letra M conforman el decorado del escenario en un concepto escénico en el que todo se hace a lo grande, majestuoso. En un show diseñado en cuatro bloques, empieza con música de ‘Candy shop’ y Madonna vestida de negro y sentada en un trono, para dejar claro que su reinado sigue intacto. Para que no quede ninguna duda, con ‘Beat goes on’ aparece con un lujoso Rolls Royce blanco. ‘Humane nature’ nos muestra a Britney Spears en su primer dueto virtual de la noche. La exaltación del público es constante y es el momento de bailar el voguing (‘Vogue’), que Madonna descubrió hace dos décadas en los locales nocturnos de negros de Los Ángeles en su afán de estar a la última en tendencias discotequeras.

La segunda parte empieza con una pelea de boxeo con ring incluido para dar paso a sus primeros éxitos, como ‘Into the groove’, ‘Holiday’ y ‘Dress you up’, con una Madonna de aspecto más juvenil con falda roja, saltando a la comba, coreografías coloristas a ritmo de hip-hop de barrios neoyorquinos llenos de graffitis. Y entre medio de este ambiente festivo, Madonna dedica un recuerdo a Michael Jackson, con uno de sus bailarines ataviado como Jacko e imitando sus movimientos, como el paso moonwalk, mientras suenan acordes de ‘Billie Jean’ y ‘Wanna be startin’somethin’.

Mientras en la pantalla aparecen fotogramas de las distintas etapas de Madonna, en ‘She’s not me’ se muestra sensual, juega con todas las bailarinas-imitadoras de la diva mostrando que ella es única, y provocativa con beso en la boca incluido a una bailarina disfrazada de novia, para acabar desenfadada quitándose la falda roja. Los cambios de vestuario de la Ciccone de Michigan son constantes. Con una breve incursión a la música disco en ‘Last night a DJ saved my life’ del grupo Indeep, el bloque se cierra con ‘Music’.

En el siguiente acto, Madonna sentada encima de un piano canta la primera balada de la noche, ‘Devil wouldn’t recognize you’. Durante el concierto Madonna trata de comunicarse con el público con palabras y frases en castellano, y con sonido flamenco en canciones como ‘Spanish lesson’ y en una renovada ‘La isla bonita’, de corte zíngaro. Sus anteriores visitas a la ciudad condal fueron con el Blond Ambition Tour (1 agosto 1990 también en el Estadio Olímpico) y hace 8 años con el inicio del Drowned World Tour (9 y 10 junio 2001 en el palau Sant Jordi).

Con ‘Miles away’, uno de sus mejores cortes del último álbum, todo el público acaba dando palmas a ritmo country con Madonna tocando una guitarra acústica, como lució en varias ocasiones. Madonna se dirige al público y dedica ‘You must love me’ -que en el papel del musical de Evita canta cuando se entera de que su muerte está cerca-, a los trabajadores recientemente fallecidos en el montaje de su escenario en el concierto que tuvo que suspender en Marsella la semana anterior.

El último bloque nos lleva nuevamente a la música dance y electrónica, dominante en su último disco ‘Hard Candy’ (2008), el undécimo de estudio y último que edita con Warner, que en su primer mes vendió más de un millón de ejemplares y ha sido número uno en 37 países. ‘Get stupid’ es una crítica contra el consumismo y la destrucción del planeta. En ‘4 minutes’, recrea el dueto virtual con Justin Timberlake. La apoteosis llega con ‘Like a prayer’, imágenes religiosas en las pantallas y todo el público en pie. Le siguen ‘Frozen’ y ‘Ray of light’. Para finalizar con ‘Give it 2 me’. (No one's gonna stop me now). Nadie la puede parar. Vaya ritmo. A punto de cumplir los 51 años se muestra atlética, fibrosa, con una energía y condición física envidiable. Dos horas y fin del espectáculo. Game over en el marcador. No hay bises. Vuelve a sonar otra canción de Michael Jackson, ‘Don’t stop til you get enough’.

La gira ‘Sticky & sweet’ continua su tour por Madrid y Zaragoza para recalar en otras ciudades europeas hasta septiembre. Los siguientes movimientos de Madonna seguirán unidos a la promotora Live Nation con la que ha firmado un contrato para los próximos 10 años por 120 millones de dólares para la gestión de sus nuevos discos, giras y películas.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2018 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso