Critica del concierto de The Cure en el Palau Sant Jordi (Barcelona) el 10 de Marzo de 2008La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

The Cure + 65daysofstatic
Palau Sant Jordi
10/03/08

Texto: Teresa Sancho - Fotos: Sergio Flores
Foto: Rockimprès

Desde la gira del “Dream Tour”, y de eso hace ya ocho años, The Cure no habían vuelto a actuar en España, exceptuando algunas fechas sueltas en festivales como el FIB. Con un nuevo álbum a punto de estrenarse y un setlist lleno de clásicos se presentaron ante un Palau Sant Jordi, en el que no cabía ni un alfiler, con aproximadamente 18.000 personas expectantes. Aunque primero les tocaría defenderse a los también británicos, 65daysofstatic.

Este cuarteto instrumental, compuesto por un guitarra, un batería, un bajista y un teclista, pasaron bastantes desapercibidos ante tantos ojos mirando fijamente al escenario; apenas arrancaron algún mísero aplauso. Y es que telonear a The Cure, tiene su lado positivo ya que te das a conocer, pero en cambio puedes caer en la trampa de que no te hagan caso por la expectación que crean. No serán ni las primeras ni las últimas víctimas de este efecto, de hecho lo vemos bastante a menudo en conciertos de este calibre. Los mismísimos Turbonegro quedaron a la sombra de un mediático Marilyn Manson hace unos meses.

En la media hora de pausa entre actuaciones se acabó de llenar el recinto; y es que mirases donde mirases no se veía ni un asiento vacío. Un salto en el tiempo, concretamente al año 1989 y al LP “Disintegration” con el tema “Plainsong”, dio el pistoletazo de salida del que iba a ser el directo más extenso al que he asistido hasta el momento. El frontman de la banda, Robert Smith, caracterizado como de costumbre, con ropa negra, pelo cardado, tez pálida, maquillaje negro en los ojos y los labios “pintarrajeados” de rojo, salió al escenario entre aplausos y vítores

Las dos primeras horas de show repasaron algunos de los temas pertenecientes a su extensa trayectoria en la música, con 30 años a sus espaldas y un décimo tercer álbum a punto de salir a la venta. En un ambiente mágico de luces de colores, bombillas simulando estrellas y unas pantallas con dibujos infantiles, interpretaron sin prisa pero sin pausa nada más y nada menos que 24 temas, entre ellos “The Blood” con una imagen proyectada de una plaza de toros, luces rojas y amarillas y Robert, guitarra acústica en mano, interpretando unos acordes con un cierto toque flamenco. “Please Project” supuso un avance de su próximo trabajo, que saldrá al mercado en el mes de Mayo según lo previsto.

Del resto de temas destacar “Lovesong”, la pegadiza y una de mis favoritas “Friday I'm in love” y “Lullaby” con imágenes de la temible araña preparando su banquete de Sr.Smith. En este último tema, sin un teclista en directo, quedaron reflejadas algunas carencias que el vocalista y también guitarrista subo solventar decentemente con un riff. Para poner punto y seguido a esta primera parte los dos últimos temas escogidos fueron, la oscura “One hundred years” de uno de los álbumes mejor considerados de la banda, “Pornography” y “Disintegration”. Los músicos abandonaron sus puestos, por primera vez en la noche, para desaparecer unos minutos entre bambalinas.

La segunda parte del concierto, estuvo dividida en 5 grupos de bises, repasando así la diversidad de estilos por los que han pasado, desde el post-punk de sus inicios, pasando por el new wave y por el pop con registros electrónicos; y no tan sólo el gothic-rock como muchos pretenden encasillarlos. El primero de los bises fue el perteneciente al cd “kiss me, kiss me, kiss me”, con tan solo dos temas, “If only tonight we could sleep” y “The kiss”.

Después de una nueva pausa, el “Faith” encore, estuvo compuesto por cuatro temas, entre ellos, el que da nombre al álbum. “Seventeen seconds” encore, repasó temas como la esperada “A Forest”. En el “pop” encore, sonaron entre otros “Lovecats” y “Close to me”. Y tras una última pausa, llegó el “old school” encore con siete nuevos temas, encabezados por “Three imaginary boys”, pasando por la archiconocida y esperadísima “Boys don't cry” y finalizando con “10:15 saturday night” y “Killing an arab”.

Un total de tres horas y media de show y 46 temas dieron por finalizado la actuación de the Cure en la ciudad condal. Excelentes músicos, y no sólo el líder Robert con su peculiar voz y sus seis guitarras; sino un animado Simon Gallup al bajo; a la batería, Jason Toop Cooper, apartado en su tarima; y el guitarra Porl Thompson subido a unos inmensos tacones de charol negro. Un verdadero placer el poder disfrutar de un directo de ambiente tan cercano y con temas, que han marcado la banda sonora de muchos de los asistentes; aunque a mí personalmente, me pillara algo tarde.

Clicka aquí para ver las fotos del concierto


Foto: Rockimprès





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2018 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso