Critica del concierto de Queen + Paul Rodgers en el Palau Sant Jordi (Barcelona) el 22 de Octubre de 2008La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Queen + Paul Rodgers
Palau Sant Jordi
22/10/08

Texto: Teresa Sancho.
Cartel promocional

Tres años han pasado desde que Queen volviera a los escenarios por primera vez tras la muerte de Freddie. Encontraron en Paul Rodgers, a alguien preparado para asumir este papel, sin miedo de subirse a un escenario con una carga tan pesada a las espaldas y el saber darle un nuevo aire a los temas sin pecar de imitador. Dicho retorno y dicha elección fueron cuestionadas y tildadas de “farsa”; pero la cuestión es que han vuelto, con nuevo álbum editado como: “Queen + Paul Rodgers” y con una nueva gira mundial apodada “Rock the Cosmos Tour ‘08”, que les ha mantenido en la carretera durante estos dos últimos meses.

Con más o menos puntualidad británica y bajo un cielo estrellado, fueron saliendo cada uno de los miembros que forman el nuevo Queen. Pese a que el aforo fue algo menor que la anterior vez, el recibimiento fue igualmente cálido. “Hammer to Fall” fue el tema elegido para calentar motores, poniendo al público patas arriba nada más empezar. El concierto prometía bastante, las siguientes en el setlist fueron “Tie your mother down”, “Fat bottomed girls” y el primer tema de la noche compuesto por John Deacon, que decidió retirarse de la música tras la muerte de Freddie, “Another one bites the dust”.

En temas como “I want it all” y “I want to break free” se aprecian los arreglos que han hecho para adaptarlos al tono de voz de Paul y la importancia de los coros de Brian y Roger. Pese a que Paul Rodgers es un gran intérprete, debo confesar que prefiero la ejecución de “I want it all” de otra de las grandes voces del rock de nuestros tiempos, el desconocido Jeff Scott Soto; Dicen que la cabra tira al monte ¿no?.

Tras este bombardeo de clásicos, llegó el momento de presentar dos canciones de su nuevo trabajo, la pegadizas “C-lebrity” y “Surfs up…Schools out!”. Rompiendo con la tónica de esta primera parte, Paul Rodgers se quedó solo frente al público, con guitarra acústica en mano, interpretando el clásico de Bad Company, “Seagull”, Después se retiró del escenario durante tres cuartos de hora, para dejar su momento de estrellato a May y Taylor. Tras cruzar la pasarela, acercándose más al público y balbucear alguna que otra palabra en español, Brian interpretó “Love of my life”, sin olvidar su particular dedicatoria; “This one for Freddie, ok?”.

En “’39” se unieron a May, Roger Taylor y los músicos de apoyo, Jamie Moses a la guitarra rítmica, Danny Miranda al bajo y Spike Edney al teclado y al acordeón, el que fuera conocido como el 5º miembro de Queen en directo. El contrabajo eléctrico de Miranda sirvió de plataforma a Taylor, baquetas en mano, para iniciar su solo de batería. Percutiendo las cuerdas entonó el compás de “Under Pressure” y “Another one bites the dust” arrancando más de una sonrisa entre los asistentes. Lo que vimos a continuación fue cuanto menos original, aunque algunos lo encontraron excesivamente extenso. El solo fue in crescendo, ya que los roadies le iban montando pieza a pieza la batería tal como la iba necesitando. El resultado fue “I’m in love with my car” y “A kind of magic”, compuesta e interpretada por él mismo en esta gira.

“Las palabras de amor” (de las cuales no entendí ni una palabra) y la mini “improvisación”, a manos de May, del tema “Barcelona” ejercieron de hilo conductor para presentar la balada dedicada a Nelson Mandela, “Say it’s not true”. Paul reapareció momentáneamente acompañado por un piano de cola para interpretar el tema “Bad Company”, con imágenes de sus tiempos mozos proyectadas en la pantalla y “We believe”.

A continuación, Brian May sacó al escenario su mítica “Red Special”, la guitarra que construyó con sus propias manos a sus 16 años, con materiales reciclados, un coste de 8£, año y medio de trabajo y con la que grabó todo y cada uno de los álbumes de Queen en estudio. Situándose delante de un gran ojo proyectado en la pantalla, interpretó “Bijou” siendo éste uno de los momentos emotivos de la noche, ya que la voz de Freddie sonó por primera vez. “Last Horizon” fue el único apunte a su carrera en solitario, dando por finalizada esta parte del show, que se hizo algo tediosa.

El show volvió a animarse con pegadiza “Radio Ga Ga”, seguida de “Crazy little thing called love” con Paul acompañando el tema con una guitarra acústica. El Palau se adquirió un tinte dramático con las primeras notas de “Show must go on”, a mi parecer uno de los mejores temas de Queen. La imagen de Mercury al piano, dio a entender que había llegado el momento de “Bohemian Rhapsody”. La primera parte, la “interpretó” Freddie, dejando paso a Paul a media canción y terminándola los dos juntos.

Después del momento más emotivo de todo el concierto y tras una breve pausa llegó el momento de los bises con una nueva referencia a su último álbum “Cosmos Rockin’”, seguido de otro de los clásicos de Paul, pero esta vez de su primera banda Free. Con “All right now” el público coreó el estribillo hasta la saciedad. “We will rock you” y “We are the champions”, pusieron punto y final después de dos horas y media de show y un setlist compuesto por 31 temas.

“God save the Queen” sirvió para aplaudir y despedirse de una de las grandes bandas del rock de todos los tiempos. Incluso con aires renovados, sigue valiendo la pena ver a este trío de músicos en directo.


Foto promocional





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso