Critica del concierto de U.D.O. + Primal Fear en Apolo (Barcelona) el 21 de Octubre de 2007La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

U.D.O + Primal Fear
Sala Apolo
21/10/07

Texto y Fotos: Teresa Sancho
Foto: Rockimprès

Dos bandas germanas, ambas presentando disco, reunidas en una gira europea; por un lado tenemos a Primal Fear con “New Religion” y por otro, U.D.O con su nuevo trabajo “Mastercutor”. Una noche más que prometedora para cualquier amante del metal.

El primero en salir al escenario fue el grupo liderado por el bajista Matt Sinner y el vocalista Ralf Scheepers, que no contaba con su formación original ya que el guitarrista Stefan Leibing, por causas familiares, no pudo salir de gira y fue substituido por el tambien alemán Alex Beyrodt, miembro de Silent Force. Alex fue uno de los puntos fuertes de la noche, y es que, a pesar de no formar parte de la banda, está completamente familiarizado con los temas ya que también estuvo presente en la gira “Jaws of Death”.

El primer tema de la noche, fue el single de su último trabajo “Sign of Fear” seguido de un setlist que dio un repaso a todos los álbumes exceptuando, el cd “Black Sun”. El público estaba completamente entregado, y no es para menos, ya que aparte de la gran banda que forman, Ralf, pese a no ser del todo lo que yo considero un “showman”, tiene una voz espectacular en directo. Hay que recordar que le pusieron en bandeja, años atrás, sustituir a Halford en Judas antes de que entrase Tim “Ripper” Owens. Y no es de extrañar, porque en temas como “New Religion” la tesitura vocal que alcanza en los agudos recuerdan al “Metal God” en la mismísima “Painkiller”

Entre los demás temas, a destacar, la clásica “Metal is Forever” y los bises, compuesto por los temas, “Blood on your Hands”, “Chainbreaker” y “Eye of an Eagle”. He de reconocer que a este concierto iba prácticamente para ver a U.D.O pero me quedé gratamente sorprendida por la magnífica actuación de Primal Fear en directo. Aunque fueran los “teloneros” en esta ocasión, se hizo más que difícil inclinar la balanza hacia uno de los lados.

Después de hora y media de show, y con la intro de “Mastercutor” llegó el turno de salir a escena al pequeño heavy teutón por excelencia, Udo Dirkschneider. Veinte años han pasado desde su marcha de Accept y pese a que en sus primeros tiempos en su proyecto U.D.O, basaba casi enteramente sus setlist en covers de ésta, ahora tiene ya suficiente repertorio como para ofrecer un concierto enteramente original, pero listo que es el hombre, alterna ambos proyectos.

Casi sin pausa, sonó una ráfaga de temas de su banda en solitario hasta llegar al primer tema la gran Accept, “Midnight mover”. Tras el solo de guitarra de Igor, llegó el turno de “Breaker” y la esperada “Princess of the Dawn”, cediendo el protagonismo en los primeros acordes, a los dos guitarras, el ya mencionado Igor Gianola y el que fuera batería de Accept entre 1980 y 1992, aunque ahora guitarra, Stephan Kauffman.

Después de “Thunderball” llegó el turno del solo de batería a manos de Francesco Jovino, sirviendo de introducción para “Man and Machine” seguido de “Animal House”. De nuevo uno de los himnos de Accept, “Metal Heart”, dio paso a los bises, con “Holy” y como no, “Balls to the Wall”. Con un público completamente enloquecido en este tema y una banda con cara de “satisfecha” por el show ofrecido, llegó el momento del saludo, repartición de púas, baquetas etc…

Tras desaparecer del escenario, el público pedía más, y ellos cedieron, aunque para ello tuvieron que pedir a algún que otro asistente que les devolvieran las púas, prometiendo devolverlas después. Estos dos últimos temas no estaban previstos ni en el setlist que tenían en el escenario, y al parecer no los tocaron en las demás ciudades españolas. En primer lugar la rockanrolera “Burning” y como colofón final y por petición del público “I’m a Rebel”, con su pegadizo estribillo, todo un lujo.

Esta vez sí, se despidieron, dando las manos a los de las primeras filas (Udo se quedó sin guantes en menos que canta un gallo). Realmente fue un concierto memorable, por su setlist y por la buena conexión que hay entre los músicos a los que se ve compenetrados en el escenario, incluso emulando las típicas poses guitarreras de los videoclips ochentenos de Accept. El único “pero” fue para los que estábamos delante, ya que costaba oír la voz en algunos temas porque el bajo de Fitty sonaba demasiado alto, problema que desaparecía si te alejabas.

Clicka aquí para ver las fotos del concierto


Foto: Rockimprès