Critica de los conciertos del Primavera Sound 2007 al Forum (Barcelona) - AtizaLa mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Primavera Sound
Parc del Fòrum
31/05/06 al 02/06/07

Texto: Jorge Rodríguez Burrell
Foto: Rockimprès

La VII edición del festival de pop-rock indie más importante del país ha sido la más radical y brillante de su historia. Más de 100 grupos y 60.000 personas, muchas de ellas guiris, han discurrido entre el frío de la noche barcelonesa y el calor de la música. Sin agobios ni excesivas colas hemos podido escuchar las nuevas tendencias de la escena más independiente. Abróchate bien tus zapatillas Converse, ponte tus gafas de diseñador gráfico, bájate un poco más los pantalones y acompáñanos por el festival...

Blonde Redhead: Grupo de dream pop planeador formado por guitarra, batería y cantante-teclista japonesa. Influenciados por Sonic Youth en su lado más suave y slowcore. El público, entregado, les obliga a hacer un bis.

The Fall: Una agradable sorpresa. Si en disco parecen demasiado repetitivos, en directo conectaron perfectamente con el público. Con su característica voz entre predicador, Iggy Pop y doblador de dibujos animados, y un aspecto de persona mayor que goza de mala salud, Mark E. Smith recitaba más que cantaba repetitivos y obsesivos himnos afterpunks que nos devolvían a las guitarras épicas y bajos rítmicos de finales de los 70's.

El abuelo Smith (50 años mal llevados y cara de Popeye) se pasó todo el concierto mascando algo, suponemos que tabaco (aunque podían ser espinacas) y su famosa flema inglesa consiguió lo imposible: permanecer completamente estático sobre el escenario, vestido de negro cual crooner o cantaor flamenco, y sin mover ni un pie durante todo el concierto, como si la cosa no fuera con él.

Jay Reatard: Paseando de escenario en escenario, fueras donde fueras, encontrabas siempre un grupo cojonudo dispuesto a demostarte su calidad. Jay Reatard por ejemplo, grupo desconocido de punk -hardcore adolescente.Todo superacelerado, modo de cantar a lo Sex Pistols y los ojos del cantante inyectados en sangre y necesitados de una ración doble de colirio.

Mäximo Park: Buenas vibraciones y ganas de triunfar fueron las credenciales este grupo, con ecos de Franz Ferdinand y U2.

Smashing Pumpkins: Los Smashing aparecieron casi una hora antes de lo esperado. Con la luna llena en lo alto, pasearon su elegante look medio sacerdotal medio vampírico, de blanco riguroso y amplias túnicas mecidas por el viento. Billy Corgan, que cada día se parece más a Eto'o, ejerció de maestro de ceremonias en un escenario que tenía una elegante iluminación blanca que favorecía el pretencioso look del grupo. Siete años después de su último disco con canciones originales, presentaron "Zeitgeist" (que aún no ha salido a la venta) y repasaron alguno de sus grandes éxitos, que fueron los únicos que hicieron reaccionar un poco al público, con "Tonight, tonight" como uno de sus mejores momentos.

El grupo mantiene su característico sonido emo-grunge, tal vez algo más convencional, con un Billy Corgan muy bien de voz que acabó tocando dos temas en solitario con guitarra acústica. A pesar de su fama, no escatimó un simpaticote y largo saludo al público al acabar el concierto.

Spiritualized: Actuaron en un Auditori lleno, tras una imprescindible cola de varios minutos y muchos metros. No pensaba que fueran tan conocidos, y tan aplaudidos. "Y es que la gente que viene al Barcelona Sound entiende mucho de música", me decía un simpático leonés con sombrero de hongo. Una vez dentro, nos encontramos con una formación peduliar: un cuarteto de cuerda, un coro de gospel, un teclado y la delicada e hipnótica guitarra de J. Spaceman (Jason Pierce).

Spiritualized son un grupo ideal para hablar de un montón de mini estilos que sin ellos no tendrían todo su sentido: space rock, dream pop, shoegaze, noise rock, slowcore, chamber pop... La música ideal para flotar en el espacio, o mejor, para escuchar cuando te mueras y tu alma se vaya separando del cuerpo. Entre los aplausos de un público entregado tocaron algunos de sus himnos clásicos, melodías circulares como "Come togheter" o "I think I'm in love".

Sr. Chinarro: El grupo del sevillano Antonio Luque tocó ante un público numeroso que además se sabía sus canciones. Icono de lo indie junto a los Planetas, lo suyo es la mezcla entre el pop-prock británico a lo Smith o Belle&Sebastian por un lado, y Paco Ibáñez o Kiko Veneno por otro. El cantautor eléctrico exprimió buenas melodías con su voz grave y seria. Pero tal vez le faltó fuerza, más aún teniendo en cuenta que sobre el escenario había un bajo y tres guitarras.

White Stripes: El dúo de Detroit está formado por los supervitaminados e hipermineralizados hermanos, amantes, o lo que sean, Jack White (super guitarra) y Meg White (mini batería). Su sonido se basa en el blues-rock a lo Led Zeppelin o Jimy Hendrix, con unos toques de garaje y un concepto minimalista. Con su ya peculiar look rojiblanco, la gran esperanza del rock presenta su nuevo disco "Icky thump".

Su puesta en escena es muy potente, con muy buen sonido, con un blues tan auténtico y emotivo por un lado, y tan minimal y artie por otro, que parece más una actitud fashion que algo de verdad. Como ejemplo, es curioso que una de sus canciones más conocidas sea una versión de Burt Bacharach ("I just don't know what to do with myself"), ideal para tomar un cocktail. Pero nos da igual, porque el directo de White Stripes es buenísimo. Jack no para de moverse compulsivamente, poseído por el espíritu de Jimmy Page. Es un excelente guitarra, tan bueno que es capaz de llevar el ritmo, hacer riffs y puntear increíbles solos.

Porque Meg merece mención aparte. Pertenece al reducido grupo de chicas batería que han tocado en grupos de culto, entre las que destacan Maureen Tucker en la Velvet Underground y Georgia Hubley en Yo la tengo. A las tres les une una deliberada falta de virtuosismo y una contundencia minimalista y artie, pero Meg White las supera porque no toca la batería, hace el amor con ella. Sólo hay que ver cómo empuja con todo su cuerpo, como ladea la cabeza sobre el goliat, como mece el pelo mientras tamborilea el charles, como sigue el ritmo con sus pechos... y como pone cara de estar aburrida viendo la tele, consciente de que si un día se rebela y decide hacer un redoble con la batería, será expulsada del grupo, como le pasó al batería de AC/DC (o eso dicen...). "Seven Nation Army" fue uno de los momentos culminantes, con gran parte del público coreando la canción del dúo más cool del momento.

X-Wife: Interesante grupo portugués que pega duro mientras hace bailar. De negro riguroso, mezclan el sonido básico y directo de la Velvet Underground, las guitarras de los Strokes, el ritmo bailongo de Franz Ferdinand y algo de electrónica.

Y todos los demás. En el espléndido cartel del Primavera Sound de este año también estaban Los Planetas, los reyes del indie hispano y Sonic Youth, los emperadores del indie interplanetario, que presentaron ante un público multitudinario uno de sus mejores discos: "Daydream Nation". Para amantes del ruído blanco. Buzzcocks, por su parte, no tuvieron un buen día, y también hicieron un concierto para amantes del ruído. Wilco desgranó sus hermosas melodías country, con el inconveniente de que a las 3 de la madrugada no era la música más adecuada para mantener despierto al personal. La musa de la vanguardia neoyorquina de los 70s, Patti Smith, presentó su curioso disco de covers, "Twelve". Genial para algunos, experimento fallido para otros.

Resumiendo, un cartel muy equilibrado, en el que caben grandes nombres consagrados, grupos punteros de la escena indie y promesas de calidad incuestionable. A ver si el año que viene hay la misma suerte !!


Foto: Rockimprès





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2018 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso