Critica del concierto de Marilyn Manson + Turbonegro en Pavello Olimpic de Badalona (Barcelona) el 22 de Noviembre de 2007La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Marilyn Manson + Turbonegro
Pavelló Olímpic de Badalona
22/11/07

Texto: Teresa Sancho - Fotos: Xavier Aragonès
Foto: Rockimprès

La presencia de cámaras de televisión en conciertos de rock, hard-rock, heavy y demás variantes no es para nada habitual, salvo si se trata de uno de los grandes, como en este caso, el mediático Marilyn Manson que volvía a Barcelona para presentar su noveno y recién estrenado álbum “Eat me, Drink me” acompañado por unos invitados de lujo, los noruegos Turbonegro.

A las 20:45 dichos nórdicos salieron al escenario con “All my friends are dead” cada uno caracterizado del personaje que representan. El vocalista Hank Von Helvete, con una larga capa simulando una piel de oso y correas atravesándole el torso, fue el encargado de animar con sus contoneos “sexys”, al poco público que les conocía y estaba pendiente de ellos.

Desde octubre de este año, justo después de la presentación de “Retox”, cuentan con un miembro menos en la formación, el guitarra Rune Rebellion, que ha decidido dedicarse a la banda de una forma más pasiva. Turbonegro hace clara referencia de sus influencias en sus temas, utilizando estribillos, melodías, riffs y algún que otro detalle, sin llegar al plagio. Claros ejemplos de este “tributo” son, entre otros, el uso del estribillo de “I’m eighteen” de Alice Cooper ("and I like it, I love it…") más el ritmo de ”I just want to have something to do” de los Ramones en "Get it on” y quizás el más cantón, la exacta melodía de “We are 138” de los Misfits en “All my friends are dead”.

Entre el resto de la actuación destacar un nuevo tema, “Do you do you dig destruction”, “Are you ready (for some darkness)” con Hank contoneándose ya sin capa, magreando al marinerito Happy Tom y dejando la huella de su maquillaje en una toalla blanca, a modo de sábana santa, y la archiconocida “Get it on” finalizando con una frase en español: “Gracias a la vida, que me ha dado Sida”. Cuarenta y cinco minutos de actuación después, se retiraron con “The age of Pamparius”.

A las diez en punto, sonó la intro “Trio Nº2 in E-Flat Major for piano, violin and violoncello” pero hasta “If I was a Vampire” no cayó el telón negro con dos grandes M’s rojas que había delante del escenario. Apareció Manson con su micrófono-cuchillo de carnicero, franja de maquillaje rosa en los ojos y rodeado de velas. Durante toda la actuación hubo un vaivén de técnicos que se dedicaban a cambiar ciertos aspectos del escenario mientras el “reverendo” iba cambiándose de ropa.

“Disposable teens” y la cabaretera “mObscene” fueron los siguientes en el setlist provisto de quince temas. Las canciones se fueron siguiendo sin pausa ni apenas interacción con el público; el único que ofrecía algo de “show” era Manson, ya que el resto de la banda se mantuvo todo el concierto estática, salvo un único gesto del guitarra Tim Skold, que en “mObscene” se corrió el maquillaje de los labios.

El resto del concierto sucedió sin nada especialmente destacable, aparte de confetis, algún que otro juego de luces, los tocamientos de sus genitales y una pantalla proyectando continuamente palabras como “Sex”, “Drugs”, etc... Algo ya desfasado y utilizado desde hace demasiados años como para que impresione. Con “Tourniquet” se comenzaron a animar los fans para llegar unos temas después al momento más tranquilo, todo a oscuras y portando Marilyn unas gafas-linterna, con la versión de Eurythmics “Sweet dreams”, que muy a mi pesar fue empalmada con “Lunchbox”.

“The fight song” nos mostró su lado de boxeador, con un mini ring en el escenario y albornoz satinado. Con el final cerca, salieron algunos trucos escénicos más, un robot femenino con carrito de sirvienta, el cual Manson se encargó de decapitar, arrancarle alguna extremidad y lamer su trasero; y una plataforma que elevó al susodicho varios metros por encima de nuestras cabezas.

Ya en la recta final, el setlist se redujo a uno de sus álbumes estrella “Antichrist Superstar”, con “The Reflecting God”, “Antichrist Superstar” con MM vestido de general y subido al púlpito desmontando los micrófonos y como último tema, “The beautiful people”, en el que se precipitó al foso para acercarse al público.

Sin bises ni tan siquiera un mísero saludo, se retiraron del escenario después de hora y media de show. Fue ésta, mi primera vez de ambas bandas y a las dos les podría reprochar lo mismo, el estatismo de los músicos, que a no ser por los vocalistas, hubiesen llegado incluso a aburrir. Lo de Turbonegro es comprensible ya que estaban a la sombra del reverendo y con poco público a su favor, pero Manson… me decepcionó en cierta manera, quizás por las leyendas y comentarios que había ido recopilando durante estos años sobre sus “escandalosos” shows.

Clicka aquí para ver las fotos del concierto


Foto: Rockimprès





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso