Critica del concierto de Riders on the storm en Razzmatazz (Barcelona) el 21 de Abril de 2006 - AtizaLa mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Riders on the storm
Razzmatazz
21/04/06

Texto: Kiko Cantero

Impaciencia y excitación. Se apagan las luces y suena Carmina Burana. Unas sombras se apoderan del escenario. La locura se desata. Se encienden las luces y “Roadhouse blues” abre una noche mágica. Al frente un pletórico Ian Astbury supliendo perfectamente a Jim Morrison, a su derecha Ray Manzarek y a su izquierda…¡¿Quién es ese tipo tan joven?! ¿Dónde está Robby Krieger? Una enfermedad le ha impedido estar tocando esta noche. Su sustituto no lo hace mal, al igual que el bajista y el batería. Pero todos los vítores son para Manzarek.

“Break on through”, “When the music´s over”, “Love me two times”o “L.A. woman” fueron algunos de los clásicos inmortales que se asomaron por un Razzmatazz a tope y entregadísimo al que ofrecieron como agradecimiento un “Spanish caravan” que imagino que usarán solo en nuestro país. Al igual que hacían cuando Morrison aun estaba en la banda, la interpretación de “Moonlight drive” apareció con un interludio, esta vez el archiconocido “Louie Louie”, cantado por el genial teclista.

El público estuvo como loco todo el show y a Manzarek se le veía muy contento, incluso se atrevió en un par de ocasiones a posar sus pies sobre el teclado, eso sí, muy lejos de la clase del Killer. A tanto llegó la excitación del público que algunos espontáneos se convirtieon en el centro de atención por unos momentos al intentar subir al escenario. Llegaron a parar el show y uno de ellos consiguió saludar al teclista pero acabó con malas formas con los de seguridad y con Astbury al que no le hizo ninguna gracia que el individuo le empujara. Este suceso le dio vidilla a la noche pero el grupo no se amilanó en absoluto y siguieron tal cual hasta el final, que no “The end”, tema más reclamado de la noche y que se negaron a tocar.

Es momento para los bises. Sonido de tormenta y los primeros acordes de “Riders on the storm” relampaguean por la sala. “Light my fire” consigue enloquecer aun más al respetable que comienza a abandonar el recinto cuando de pronto se vuelven a apagar las luces y de nuevo la música empieza a fluir. Esta vez sí, “Soul kitchen”, es la encargada de decirnos adiós, hasta la próxima.


Foto: Rockimprès





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso