Critica del concierto de Ana Torroja en el Palau Sant Jordi (Barcelona) el 7 de Septiembre de 2006 - AtizaLa mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Ana Torroja
Palau Sant Jordi
07/09/06

Texto: Benja Berbel - Fotos: Anna Sebastián
Foto: Rockimprès

Ana Torroja revivió los éxitos de Mecano en un Palau Sant Jordi ante 12.000 espectadores deseosos de volver a escuchar canciones como Me cuesta tanto olvidarte, Mujer contra mujer, La fuerza del destino, Hijo de la luna o Maquillaje, que forman parte de la banda sonora de muchos de nosotros.

La última vez que sonaron las canciones de Mecano en el Sant Jordi fue hace 15 años: llenaron dos días seguidos a principios de octubre del 91. También pudimos verlos en el verano del 92 en la Monumental de Barcelona en su última gira.

Durante todo este tiempo, Mecano anunció su regreso con nuevo disco en el 98, pero no hubo gira. Tanto Nacho Cano como Ana Torroja mantenían viva la llama cantando a Mecano en sus conciertos en solitario. Pero el boom del “yo quiero que vuelva Mecano”, como marca una página web con más de 35.000 firmas, ha sido recientemente, con el musical Hoy no me puedo levantar de Nacho en Madrid y con el 25 aniversario de la banda, reeditando toda su discografía.

Ante la imposibilidad de juntar las tres piezas de Mecano -Nacho Cano continua con el musical y José Maria Cano, inmerso en la pintura-, Ana Torroja decide que es el momento de satisfacer a los fans del grupo con nuevo disco titulado ‘Me cuesta tanto olvidarte’ con 13 nuevas versiones y con una gira, La fuerza del destino, que arrancó en julio y recorrerá el país hasta octubre para embarcarse después por Latinoamérica.

El concierto empezó con el clásico Hoy no me puedo levantar, con Ana en la tarima de 24 m2 situada encima del escenario, al que siguió Los amantes -primer single y video clip del nuevo disco-, con imágenes-fuego en la pantalla central y con novedosa coreografía, a cargo de Francis Viñolo, junto con las dos coristas, Judith y Sandra, y ya con Ana en la tarima central donde estaría la mayor parte del concierto.

Ana se dirige al público con un “bona nit Barcelona” y desearnos que nos vayamos más felices que al entrar. Rescata canciones que hacía mucho no sonaban, 50 palabras, 60 palabras o 100 para delicia de los más incondicionales; y la primera gran ovación aparece con Cruz de navajas, canción que empezó a catalogar a Mecano -año 86- en otra división del pop español. A la que le sigue Aire, otra de las joyas, y primera gran canción de José María, que adquiere otra dimensión en los conciertos. Le siguen dos canciones de Nacho, Dalai Lama y Ay qué pesado. No hay duda, las nuevas versiones suenan a Mecano, con una magnífica puesta en escena, luces y sonido.

Le siguen dos canciones de su carrera en solitario: el tema de Carlos Chaouen No me canso y 20 mariposas, con Ana guitarra en mano, como hacía con Mecano en ‘JC’. Suena la canción que da título a la gira, La fuerza del destino, para que todo el público coree el ‘quiero estar junto a ti’, con la esperanza de la vuelta del grupo al completo. Uno de los momentos estelares se cita con Hijo de la luna, con el bailarín Rafael Amargo dando vida a esta trágica historia.

Con el tema instrumental Boda en Londres, momento que Ana aprovecha para cambiar de vestuario, se presenta a la banda de una manera original: los nombres de los músicos van apareciendo en la pantalla central, Mikel Irazoki al bajo, Pedro Andrea y David Palau a las guitarras, Pedro Hoyuelos a los teclados y Yuri Nogueira a la batería y percusión. La banda suena compacta y potente en todo momento.

La 2ª parte del concierto empieza con El 7 de septiembre. Parece que Ana esté predestinada a cantar en este Palau en este día. La última vez fue también en esta fecha en el 2000 con Girados junto a Miguel Bosé. Mientras, en el teatro de la Gran Vía madrileña, Nacho Cano iniciaba la 3ª temporada del musical interpretando la mítica canción que recuerda esa fecha.

Un fallo técnico obliga a parar el espectáculo por unos minutos. Mientras lo solucionan, un grupo de Murcia situado en las primeras filas le pide que cante ‘el mapa’. Se trata de El mapa de tu corazón, tema que sí aparece en su reciente disco, y que improvisa a capella. Tras esta canción de regalo que no aparecía en el guión, siguen los nuevos arreglos en No es serio este cementerio y en una modernizada Busco algo barato.

Pide un aplauso fuerte para toda la gente que hace posible el espectáculo, como Luis Pastor, el ingeniero de imagen y sonido, y sobretodo al público, sin el cual esto no sería posible. “Canciones que hacía tiempo no cantaba y otras que las cantaré toda mi vida, como Mujer contra mujer, polémica en su momento y que habla sobre todo de amor”. Piano. Voz. Saxo. Se le va sumando toda la banda. Mecheros. La mayor ovación de la noche, hasta el momento.

El momento más emocionante se produce con ‘Eungenio’ Salvador Dalí. Alguien único, irrepetible, ‘que hablen de mi aunque sea bien’ decía el genio. Mientras canta, Ana pincel en mano, simula que pinta un cuadro, y estrofa a estrofa va dando forma a la silueta de Dalí. Ana, José y Nacho, regresad, que “andamos justos de genios”. Enorme emoción y ovación del público catalán.

Para seguir la fiesta, Torroja requiere de las palmas del público, un cajón y de nuevo de Rafael Amargo, para convertir el escenario en un tablao flamenco, en la rumba Una rosa es una rosa. Presenta a las coristas, Judith Belmonte y Sandra Borrego en Me colé en una fiesta, allí donde ella conoció a los hermanos Cano, y canción que cautivó a los jóvenes en el 82, en la que Nacho volvía a hacer que toda la canción fuera un estribillo. Con Un año más, los papeles proyectados por varios cañones ondean el Palau para un fin de fiesta inicial.

Tras los ‘oés’ del público, llega el primer bis con una de las canciones favoritas de muchos de nosotros: Me cuesta tanto olvidarte. Puro sentimiento por parte de Ana que acaba mandando besos al público. En Duele el amor -fue número 1 junto con Aleks Syntek- se crea un bonito juego de voces con los dos guitarras. Pero lo más sorprendente estaba por llegar, con Maquillaje, en plan cabaret musical, con que la banda vuelve a despedirse.

En El fallo positivo aparecen mensajes a favor de los seropositivos en la pantalla central, y como es tradición en los conciertos de Mecano terminan con Barco a Venus, canción que Nacho dedicó en su día a los malogrados Eduardo Benavente y Toti Arbolés. La banda se despide definitivamente. Y Ana con un “gracias Barcelona. Hasta siempre”.

Hasta que vosotros queráis. Pero esta vez con ‘el uno, el dos, el tres’, es decir con las tres piezas del Mecano juntas.


Foto: Rockimprès





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso