Critica del concierto de Sigur Ros en Barcelona Teatre Musical el 22 de Noviembre de 2005 - AtizaLa mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Sigur Rós
Barcelona Teatre Musical
22/11/05

Texto y fotos: Tatiana Moret
Foto: Rockimprès

La banda islandesa Sigur Rós consiguió hipnotizar con sus melodías imparables una vez más al público barcelonés. Si hace dos años eligieron la sala Razzmatazz para presentar su álbum “Ágaetis Byrjun”, esta vez eligieron el ambiente más solemne del Barcelona Teatre Musical, con un público sentado en sus butacas, para presentar su último disco “Takk”.

Hicieron su aparición en el escenario los cuatro componentes: Jón Birgisson (voz, guitarras), Kjartan Sveinsson (teclados), Orri Páll Dýason ( bateria) y Georg Holm (bajo). Los acompañaban en el escenario el cuarteto de cuerda Amina Sting Quartet, que a su vez fueron sus teloneros. Su carta de presentación auguraba una noche cuanto menos mágica.

Desde la primera nota Sigur Ros mantuvo al público asistente boquiabierto ante sus melodías multiinstrumentales evocando paisajes sonoros relajantes y fríos pero emocionales. Y todas ellas adornadas por la voz andrógina y murmurante de su vocalista. Sonaron temas mayoritariamente de su último disco, como “Glosóli”, “Hoppípolla”,”Gong” y “Sæglópur”. Tal como esperaba el público hicieron sonar también temas de sus anteriores discos “Agateis Byrjun” y “( )”, entre ellos “Olsen,Olsen” y “ný batterí ”.

Durante cerca de hora y media el post-rock orquestal de Sigur Rós mantuvo al público sumido en un mundo mágico y sobrenatural. Hasta en ocasiones el vocalista Jón , que hacía sonar su guitarra con un arco de violín parecía tomar una imagen etérea y élfica gracias a los juegos de luces y sombras. Un momento digno de elogio fue cuando la banda, a mitad de una melodía dejó de tocar por completo creando un silencio sobrecogedor de varios minutos, que despertó el fervor del público.

Pese a que sus temas duran más de siete u ocho minutos fue un concierto ágil. Y tan ágil que el público golpeaba el suelo esperando que la banda saliese otra vez al escenario una vez acabado el concierto. Sigur Rós creó un final impactante, con una melodía que iba increscendo creando un gran incendio de luz y de sonido. Y silencio otra vez, mientras la banda se despedía del público como si se tratase de un grupo de teatro. El público se levantó de sus sillas y aplaudió hasta que no pudo más, negándose a abandonar el mundo mágico al que los habían transportado.

Clicka aquí para ver las fotos del concierto


Foto: Rockimprès





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2018 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso